Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Política familiar

Francisco Rodríguez
Francisco Rodríguez
jueves, 2 de noviembre de 2006, 06:42 h (CET)
Algo de historia
La previsión social, luego llamada seguridad social, se fue desarrollando en España desde principios del siglo XX y en ella se incluía también la protección a la familia, pues siempre se asumió que esta institución merecía y necesitaba el apoyo del Estado. La olvidada Ley de 1938 que estableció un régimen obligatorio de Subsidios Familiares; las antiguas Reglamentaciones del trabajo que incluyeron un Plus Familiar a cargo de las empresas que tenían que distribuir cada mes entre sus trabajadores casados, un porcentaje de su nómina mediante un sistema de puntos, según el número de hijos, vigente hasta 1966, en que la Ley General de la Seguridad Social lo convirtió en una prestación a cargo de las cuotas de la Seguridad Social, que terminó desapareciendo al ser sustituida por otro tipo de prestación “por hijo a cargo”, en favor de las personas con salarios más bajos actualmente en vigor. También una Ley de Familias Numerosas (desde cuatro hijos, hoy desde tres) con beneficios en matrículas de estudios o viajes hoy casi en desuso por la escasez de tales familias.

Por otro lado, con el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) se establecieron deducciones de la cuota a pagar en razón de la situación familiar, aunque este sistema de rebaja de impuestos no se percibe por el contribuyente como ayuda a la familia sino como resultado de una enrevesada liquidación anual y con las inconsecuencias que se ponen de manifiesto en el Informe del que tratamos a continuación.

Un informe sobre la familia en España
El Instituto de Política Familiar en su informe sobre la Evolución de la Familia en España 2005, ha estudiado nuestra situación y la ha comparado con la que existe en los demás países de la Unión Europea y el resultado es que España, junto a Irlanda, es el país de la UE que da menos prestaciones sociales, muy por debajo de la media europea y aumentando además la divergencia con Europa. El gasto público en familia es el que marca la mayor divergencia pues solo dedica un 0,52% del PIB frente al 2.2% de la UE o al 3,25% de Alemania. Las prestaciones sociales destinadas al concepto “familia” tan solo representan el 2,87% del total, es decir de cada 35€ de gasto social solo 1€ se destina a la familia. España sólo dedica 105€ por persona y año a ayuda familiar, mientras que Francia, por ejemplo, da 6 veces más. Mientras que en la casi totalidad de la UE la prestación por hijo a cargo es universal, en España está limitada por los ingresos anuales (8.793.03€/año en 2005) Como solo el 10% de las familias están por debajo de esta cifra el 90% restante no pueden recibir la prestación, que ha quedado para situaciones marginales, mientras que en la UE prácticamente todos tienen derecho a ella.
En el IRPF existe una concepción individualista, sin perspectiva de familia en muchos aspectos. Por ejemplo: una familia con 2 hijos y en la que sólo uno de ellos tuviera trabajo remunerado pagará más IRPF que otra familia sin hijos y los mismos ingresos pero obtenidos entre ambos cónyuges.

¿Qué dicen los políticos?
¿Cuál es la postura de nuestros políticos respecto a la familia? La más actual será la que ofrecen los programas de los partidos para las elecciones catalanas.

CiU propone: Un cheque de 1.000€ por el nacimiento, adopción o acogida de un hijo, ayudas a las familias que se acojan a técnicas de reproducción asistida y una ley de familias numerosas que incluiría a aquellas que cuenten con familiares discapacitados.

PSC habla de distintas formas de familia, aunque no de matrimonio, del derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo (aborto), abre las puertas a morir con dignidad (eutanasia), implantaría el modelo de atención a la salud sexual y reproductiva para “reforzar la atención integral de la sexualidad individual” y “dar respuesta a las orientaciones sexuales”. También habla de aplicar políticas para conciliar la vida laboral y familiar.

PP habla de extender las prestaciones económicas por hijo a las familias con niños entre 7 y 16 años, con independencia de los ingresos familiares, ampliar hasta 900€ anuales las prestaciones para familias con hijos menores de seis años y una ley de familias numerosas.
ERC habla de potenciar “una educación liberadora y libre del estereotipo heterosexista y reproductivo”, también de potenciar el aborto en los centros públicos y la anticoncepción y promover especialmente los derechos de gays, lesbianas y transexuales.

IU-ICV habla de impulsar una política de familias “desde valores de izquierdas, ecologistas y feministas” y de facilitar todos los métodos de control y prevención de embarazos no deseados y una ley que permita el aborto libre y gratuito en la red sanitaria pública.

CIUDADANOS DE CATALUÑA habla de multiplicar las plazas de guardería y subvencionar los pañales y la leche para menores de dos años a parejas con rentas inferiores a 30.000€ anuales, redactarían un ley por la igualdad de padres y madres y desplegarían políticas de igualdad para corregir “inercias discriminatorias” respecto a colectivos como el de los homosexuales.

¿Qué opinamos?
Como puede verse, los partidos a la derecha ofrecen unas tímidas propuestas de ayuda a la familia. Curiosamente hablan ambos de las familias numerosas, que sin duda no plantearán grandes gastos a la Administración dado su escaso número. Los partidos a la izquierda más que favorecer a la familia siguen empeñados en destruirla. Su razonamiento parecer ser: “si tiene problemas con los gastos de sus hijos, nosotros le ayudaremos a impedir que nazcan.” Aborto libre y gratuito y anticoncepción son fórmulas mágicas para resolverlo todo. En esta deriva, si los mayores también les complican la vida, ya les convenceremos de que “mueran dignamente”. Las “familias” que preocupan a estos partidos son las minoritarias: “a los gays, lesbianas y transexuales, que nos les falte nada.” Tan solo una medida de las que propone el PSC ayudaría a las familias: las políticas de conciliación de la vida laboral y familiar. El nuevo partido, Ciudadanos, propone cosas interesantes, guarderías, pañales y leche subvencionada o la ley de igualdad de padres y madres. Lo de corregir inercias discriminatorias de determinados colectivos no incluye desde luego los auténticos problemas de la mayoría de las familias.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris