Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-musica

Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Revista-musica

''Me indigna la actitud de los que se sienten atacados porque a otros se les saque de la oscura marginación''

Luis Serrano
Redacción
martes, 31 de octubre de 2006, 12:09 h (CET)
Luis Serrano es un Analista Programador que compagina esta labor con la fotografía y otros proyectos independientes. En esta entrevista valora las diferencias respecto a la situación laboral de España comparada con la de otros países de la UE, habla de temas sociales como el todavía rechazo a la homosexualidad en algunos sectores y nos presenta su alternativa al Foro Español de la Familia.




Luis Serrano.

Irene Cumplido / Magazine Siglo XXI

¿Qué hace un valenciano por BCN?

Elegí Barcelona por varios motivos. Viví aquí hace unos 5 años. Por aquel entonces empezaba en la informática y esta ciudad me ofreció una oportunidad muy buena. Pasé muy buenos momentos y supongo que el espíritu de la ciudad se quedó en mí. Siempre la consideré una buena opción cuando me planteaba dónde vivir.

Has vivido en Londres. Haznos una breve comparación de lo vivido allí y aquí.

Sí, viví en Londres por casualidad. Y digo casualidad porque no fue planeado. Varios eventos que se dieron al mismo tiempo en mi vida me hicieron querer escapar por una temporada de la rutina, de mi vida de siempre. No tenía ataduras y decidí aprovechar ese desarraigo momentáneo para vivir algo que siempre quise hacer. Así que cogí mis maletas y me fui a Londres, supuestamente a pasar una temporadita. Pero una cosa siguió a la otra y me encontré a mi mismo, trabajando en mi sector, además en una muy buena empresa. Allí además conocí gente que no olvidaré, viví experiencias de película, cosas irrepetibles que me cambiaron como persona.

Volver a Barcelona... lo hice siguiendo un instinto, más que el sentido común. La verdad es que reconozco que lo hice a destiempo. A pesar de haber encontrado un buen trabajo, mi verdadera motivación acabó en monumental fiasco. Pero bueno, me queda el trabajo y he conocido a gente maravillosa, que ha cambiado ese primer amargo sabor de boca por un dulce día a día. Y eso, ahora mismo, no lo cambio por nada!

En comparación con Londres, y con el extranjero en general, de Barcelona –y España en general- puedo decir muchas cosas. Aquí se vive mejor en cuanto a lo que poseemos. Buen tiempo, buena comida... Pero no se vive ni del clima ni de menús de Arguiñano –aunque ayuden-. Las condiciones de trabajo son mucho peores, no sólo en cuanto a salario, sino en la forma de tratarnos. Hay mucha gente buscando trabajo, y poca oferta. Por eso los empresarios ofrecen poco y te recuerdan con su actitud que eres prescindible. Fuera, pagan por encontrar a un profesional, y cuando lo hacen lo tratan como se merece. Uno no se pasa estudiando un cuarto de su vida y tiene un currículum impresionante para que te toreen. No hay derecho a que las empresas pidan a alguien que lo sepa todo, pero te ofrezcan un salario con el que no puedes vivir como mereces. Mis jefes de Londres todavía se lamentan de que me fuera, y fue un golpe duro para ellos que lo hiciera. La verdad es que me supo mal, porque sé que me apreciaban. Aquí si digo que me voy, me abren la puerta y me acompañan a la calle de la manita, donde habrá otro esperando a ocupar mi lugar.

Recomendarías esta experiencia a otros.

Como he dicho fue muy buena experiencia, pero aparte de la diversión, sí recomiendo la experiencia porque te da caché. Aprender otro idioma, desenvolverte en un país ajeno, sobrevivir a la soledad y las dificultades iniciales te hacen crecer. Quizá no te hace más maduro, pero te hace darte cuenta de cuán maduro eres. Creo sinceramente que debería ser obligatorio salir del país una vez en la vida, a ser posible durante la etapa de formación o cuando no se tiene experiencia. Es algo que tanto empresarios como tus potenciales ligues aprecian muchísimo –risas-.

Ahora hablando en serio: viajar no es suficiente para descubrir el mundo. Mudarse a otro país es una vivencia sólo comparable a nacer de nuevo. Porque apareces en un mundo distinto, donde has de empezar desde cero, incluido el hablar. Luego entender su forma de pensar, su cultura, etc... En fin, no se puede describir fácilmente.

Cuéntanos tu día a día…
En Barcelona, como el 99% de mis predicciones se vinieron abajo, tuve también que buscarme la vida y ocupar mi tiempo. Doy las gracias a la decepción y a la frustración iniciales –de las que prefiero no hablar-, por haberme obligado a reactivar mis neuronas.

Compagino mi trabajo varias actividades que ocupan casi todo mi tiempo libre. Una de ellas es mi gran pasión, aunque descubierta hace poco, mientras vivía en Londres. Se trata de la fotografía. Siempre me ha gustado lo creativo, pero nunca me había acercado a ese campo tanto como cuando compré mi primera cámara de fotos “seria”. Supongo además que el hecho de aterrizar en otras tierras y compartir esa gran pasión con alguien especial te hace meterte de lleno. El año pasado reuní una amplísima colección de fotografías, muchas de las cuales fueron adquiridas por el Ministerio de Educación y Ciencia, gracias a un golpe de suerte mezclado con iniciativa. Eso me hizo considerar la fotografía como algo serio, y bueno, ahí estoy, aprendiendo más !

También he comenzado un proyecto al que personalmente tengo mucho cariño: ForoFamilia.eu. Se trata de un Foro de las Familias, que pretende ser la alternativa al tristemente “popular” ForoFamilia.org, y lo de popular lo digo exactamente por lo que parece que lo digo. Hace falta dejar de mirarse el ombligo, dejar de preocuparse por estupideces y debatir sobre cosas que no tiene sentido ninguno ponerlas en duda como es que cualquier persona es capaz de amar y formar una familia con quien le parezca. No sólo es capaz sino que tiene todo el derecho. Y aunque a muchos les pese, se está avanzando en ese tema. Pretendo lanzar una plataforma que incluya a las nuevas fórmulas de familia –que no son nuevas, después de todo, sólo se habla más de ellas-. Quisiera poner mi granito de arena al reconocimiento del amor como institución, olvidando esa definición creada por el humano llamada matrimonio. Me parece indignante la actitud de los que se sienten atacados porque a otros se les saque de la oscura marginación que sufrían. Es hipócrita y cruel que defiendan la familia, cuando la quieren basar en el cinismo.

Gracias a los prejuicios que esta gente ForoFamilia.org, la Iglesia Católica y la ultraderecha, existen dramas humanos tan graves como ignorados por la mayoría. Antes pasaba, ahora ocurre también: muchos hombres y mujeres homosexuales se casaban con personas del sexo opuesto, traicionado su naturaleza –eso sí es antinatural-. Pero lo hacían por cumplir “las normas”. Cuántos parques, playas, cuartos oscuros y saunas están llenas de hombres casados que necesitan darle salida a esa represión, buscando un rato de sexo fugaz... Muchos de ellos lo hacen con remordimiento pero lo hacen. Y otros llevan esa doble vida con placer. Pero en ambos caso la perjudicada es la pareja, los hijos, que pagarán algún día las consecuencias: divorcio, enfermedades de transmisión sexual, padres que realmente no quieren serlo... Esto es, claro está, sólo una parte de la población homosexual, no estoy generalizando. Es la parte que sucumbe a la altísima presión social. Yo creo que en un mundo libre, habría más justicia, esas cosas no ocurrirían. Démosles gracias a quien reprime, por esas familias rotas que dejan sus mandamientos. Y es sólo un ejemplo de las consecuencias de luchar contra la naturaleza, que ellos tanto nombran.

Háblanos de la sesión de fotos que en la que más te has divertido o ha significado algo diferente.

Creo que la mejor sesión de fotos fue una que se dio por causalidad o más bien por accidente. Llegué a Valencia, mi tierra, por primera vez como turista y no como residente, a los pocos meses de trasladarme a Londres. De los mil planes que había hecho casi ninguno se llegó a materializar, así que cogí mi cámara y me fui a pasear por la ciudad. Es curioso la forma de ver tu hogar cuando deja de serlo. Cuántos detalles te puedes perder cuando lo das todo por hecho, cuando sabes que volverás a pasar en breve y hasta aborreces las calles que pisas. Recuerdo ese día con cariño. Llevaba música traída de Londres, seleccionada por alguien que esperaba mi vuelta y a quien yo también echaba de menos. Mi cámara captó ese día la nostalgia que sentí. Hice fotos de la gente, de calles, de cosas típicas como vestidos de Fallera... Quería llevar esas imágenes conmigo, aunque formaran parte de mi vida necesitaba ese souvenir.

También las fotos que le hice a mi ex novia fueron especiales. Emblemáticas, diría yo. Son las que me inspiraron para seguir con la fotografía, las que enseñé con orgullo a todo el mundo. Son imágenes que miro cuando me siento decaído, y no por lo que pueda pensar la gente –que sigo enamorado-, la quiero muchísimo pero ahora es como una hermana. Lo que ocurre es que se dio una mezcla de inspiración o instinto al hacerle las fotos. Quizá complicidad, también. Ahí se demuestra lo compenetrados que seguimos. Y lo mucho que la admiro como persona. Tiene una belleza natural que luce sin maquillajes ni trampas. Esa dulzura que transmite y que, por qué no, supe captar –gracias a la complicidad que tenemos-, es lo que me atrae de esa colección. Más tarde le hice otras fotos, con una cámara mucho mejor, pero no son lo mismo. La conjunción de circunstancias personales, la añoranza de mi tierra y también de ella –nos acabábamos de separar- hacen que lo que salió aquel día no lo vaya a igualar nunca.

¿Qué planes profesionales tienes para el futuro?

Estoy trabajando junto a una periodista en un libro que combinará fotografía y texto. Se trata de un recorrido por el barrio barcelonés del ensanche izquierdo. Pero esto es sólo un adelanto, pronto veréis materializado el proyecto.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris