Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-musica

Etiquetas:   ARTÍCULO   -   Sección:   Revista-musica

FICEB '06 (Festival Erótico de Barcelona)

Nes Oliver
Redacción
lunes, 30 de octubre de 2006, 17:13 h (CET)
Ficeb pasó por la Farga, como cada año, con grandes novedades en el sector, con la misma o mayor expectación que siempre y con las miras puestas en la normalización de la imagen del sector para el público general. Cada vez se consume más sexo, la calidad de los productos aumenta y cuanto menos tabú haya en relación a este sector, mejores serán los productos que se oferten. Personajes de la talla de Cayetana Guilén Cuervo estuvieron allí como muestra de esa normalidad a la que tiene que llegar el género erótico (bueno, lo de erótico es por utilizar la terminología del festival, porque generalmente hablamos de pornografía). Entre lo mejor, el acuerdo entre Ficeb y cines Lauren por el que en unos cines “normales” de diversas ciudades catalanas se emitirán las películas nominadas en el Festival. Un grandiosos paso hacia delante hacia la calidad del visionado de porno, hasta ahora limitado a cines X o sex-shops.

FICEB en cifras ha sido: más de 170 artistas, 1000 periodistas, 50.000 visitantes, 3000 profesionales, 80 stands, 750 actuaciones de sexo en vivo, Club Bizarre, Gay, Lucha en Barro, Intercambio de Parejas, Consultorio Sexológico, Cástings, HeatGay (lo relacionado con temática homosexual), Concurso de Cortos, Taller de Cine X y por supuesto un cine X. De todo, y de lo mejor.

Para quien no haya estado nunca allí, es difícil poderle explicar la sensación que el festival produce a un público momentáneamente liberado. Millares de cámaras de fotos, de vídeo, teléfonos móviles, PDA´s… Cualquier cosa sirve para inmortalizar el momento sexual tórrido de cada momento. Prisas, de un stand al otro para admirar los escasos minutos que dura cada actuación y de nuevo carreras al finalizar ésta. Y todo esto, increíble, sin tropezones, en perfecta armonía… El respeto entre iguales que van a disfrutar de sus fantasías en directo, de sus actrices o actores “fetish” es equivalente a la complicidad. Lástima que se viese ligeramente enturbiada por la falta de consideración del equipo de vigilancia que mostró relativamente poca educación con los que no nos acordamos que la ley impide fumar en esos recintos.

Por no hablar de todas las grandes actrices que por allí pasaron, de sobras conocidas por la mayor parte de los visitantes, me quedaría con la actuación de Sonia Baby, actriz y “acróbata vaginal” que nos deleitó extrayéndose 30 metros de cadena de sus adentros. El comentario de un vecino expectador me hizo mucha gracia: “Con una novia así yo no volvería a perder las llaves nunca”.

Pero esta edición también estuvo plagada de polémica por muchos factores.

Por un lado el ayuntamiento del Hospitalet ha decidido no renovar el acuerdo para celebrar las ediciones del Ficeb más allá de 2008, ante la sorpresa de los profesionales. Posiblemente la feria más estimada por los vecinos y la económicamente más rentable. Algo que los profesionales del sector aún no entendemos.

La campaña machacona que obliga a los profesionales del sector a aconsejar el uso del preservativo en el Cine X como educación al público, sin darse cuenta que los consumidores de porno buscan fantasía, y es difícil que los condones la proporcionen. Cierto es que la educación sexual es fundamental, tal como la lucha contra las enfermedades de transmisión sexual, pero también sería absurdo que cuando en una película “normal” haya una escena tórrida, aunque no se vea absolutamente nada, se muestre un preservativo siempre…

También empañó el acoso y derribo de la prensa del corazón contra los Lapiedra, por fortuna homenajeados por el Festival. El oportunismo y acusaciones muy bestias que han llegado a acusarlos de prostituidores hace que la prensa rosa saque tajada del morbo. Personalmente felicito a la dirección por premiarlos.

Y por último el rey del “Porno-Freak”, el señor Torbe, divertido personaje que ha hecho del sexo su emporio y que también se ha visto en estos días después del festival envuelto en un supuesto caso de pederastia, posiblemente también por un engaño, porque dentro del sector se sabe que este profesional siempre hace firmar un contrato antes de la realización de escenas de contenido sexual y en el que una de las claúsulas es la de la mayoría de edad.

Pero a pesar de todo, sexo, calidad y negocios se volvieron a dar la mano en La Farga, y ya queda un poquito menos para la próxima edición…

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris