Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sabina, princesas sin compresas

José Luis Palomera
Redacción
martes, 31 de octubre de 2006, 06:25 h (CET)
Mire usted por donde, ilustre caballero “Y nos dieron las dos”..., y retirado su libro o no retirado “ Y nos dieron las tres”...

No entiendo como usted, con más escamas que saquito, no espulgó de su intuición la conclusión más izquierdista para darse cuenta de que las Princesas no usan compresa, además de cómo la mujer de Cesario, ni serlo ni parecerlo.

Le digo verdad, y le digo: que no esperaba yo de usted, que de prosa es un genio y de cantar ronquea, tal monstruoso despiste, debiera saber, debería saber, lo que dice la prole, la marujil sobre todo. Y es que la princesa es tierna, esbelta, bella, diáfana como el sol, pero sin tirar petardos de neutrinos, además y para más honra de la corona, no confundir con la corona del Rovira, tiene una hija con el Príncipe, más alto y hermosos de la tierra de los toros.

La hija del Príncipe no es una hija cualquiera, ni la pare cualquiera. Para más entendernos, maestro Sabina, es como el hijo de María..., Jeeeeesús, perdón, estoy resfriado, es decir, todo un parto lleno de divinidad. Divinidades paridas por súbditos idiotas que rezan, lloran,y gastan en ídolos evacuantes lo que no tiene para comer.

Yo he visto miles de estos seres vivos frotarse las babas mientras, Príncipe y Princesa, Rey, este soberano, y Reina, pasaban cerca de ellos desprendiendo perfumes, de timbre voz cuando se pronuncian, in corpóreos para deleite de sus nasales pistilos. Estos mismos indigentes mentales son los que no abren la puerta cuando uno como ellos, pobres, de solemnidad pobres, necesita de su ayuda.

Debería de saberlo maestro, las Princesas no paren como paren las madres de todo hijo de vecino, ¡qué va!. Las princesas traen a los hijos al mundo sacándoles de una enorme tarta de merengue con cigüeña incluida rellena de chocolate.

Créaselo, de verdad, es como le digo, pero poniéndonos en lo peor si de verdad las princesas paren, entonces es que a nosotros nos cagaron... Así al menos lo entiende “los carretillos y carretillas de manos” que sostienen en la decadencia mental la mayor indecencia humana, cual es ; Nacer Rey o Reina envueltos en los mismos pañales que nace la inmensidad del mundo, desnudos y pobres de solemnidad.

Me es molesto decírselo colega Sabina, pero ha pecado de ingenuo, usted pibe de "la Bombonera", bate enamorado de Mafalda, arcano dragón de quinientos mundos y perros mudos, usted ya debería de saber, que las diamantinas féminas no hacen nada de lo que nuestra máquina corporal necesita para rodar...

Ésta clase de mujeres, estriadas por imbéciles, pasan de la realidad al cuento... No comen y si comen no desperdician nada y nada evacuan, no producen gases y nada expulsan, no tienen la regla y las compresas no conocen, además de todo esto, cuando van a parir solamente tienen que sentarse al trono de la “fama” esculpido con el cincel del consumismo de estúpidos con orejas, y todo será posible.

Las princesas actuales nada tiene que ver con las Princesas de toda la vida. Las hay para todos los gustos, plebeyas, niñeras, periodistas, separadas, modelos, actrices, cantantes etc.

Los Príncipes, muy cucos ellos, por algo sus papis son reyes, pasan de princesas venidas a menos y eligen sus “cabalgaduras” en prostíbulos..., perdón, quise decir pasarelas y cine, casadas, solteras o viudas.

Total las facturas las pagamos todos, ¡oiga que tener un Príncipe bien lo vale, y cómo trincan de la natalidad, son como máquinas!.

Resumiendo. La retirada del libro en cuestión, no le he leído pero me da igua, o la demanda de la editorial Plaza & Janés, me da pie para el lema de la lógica.

Mi lema sobre la realeza es conciso y claro; Mi rey soy yo, mi reina mi mujer y mis padres mis soberanos, los demás que sean reyes de quienes les quieran mantener. Desde luego acatola constitución como no podía ser de otra manera, pero no reconozco a ningún rey nacido por cuna.
Luego menos princesas venidas a menos aunque en nada tienen culpa.

Dicho todo me permito, no sé si le llegará, enviarle un pequeño poema propio, de no haber libros, trovaremos princesas y gusanos sobre la mesa.

La Princesa y el gusano

Fragmento:

La princesa toma la manzana más hermosa, la observa y sobre la mesa la posa. Ansiosa de ver su bello reflejo, en sus manos toma el espejo, ¿ qué la refleja el cristal?, el gusano en la manzana deseada por la humana, de belleza sin igual.

¿Qué haces en mi morada-al gusano pregunta malhumorada-
no sabes que donde nace la Princesa no se pudre la manzana?.
El gusano la responde:
-Yo no entiendo de Princesas, ni riqueza, ni pobreza, yo sólo soy la promesa de las vidas apagadas y mi reino está en el beso, que da la muerte a la vida y sólo dejo los huesos como triste despedida.-

Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris