Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Libertad en la celda

Óscar Arce
Óscar Arce
sábado, 28 de octubre de 2006, 20:01 h (CET)
Un alemán condenado a cadena perpetua ha declinado la posibilidad de salir de prisión tras haber permanecido más de treinta años en ella. En Alemania no están los presos obligados a abandonar la cárcel si no han cumplido la totalidad de la condena impuesta en los tribunales.

¿Por qué alguien a quien se le ofrece la restauración de la libertad desprecia la oferta? ¿Por qué un recluso sometido a un sistema de prisiones solidario con las teorías de Focault en ‘Vigilar y castigar’ no da el paso sin pensarlo hacia la puerta abierta?

En el panóptico de Focault, un punto material en el que se colocaba un medio de vigilancia o una amenaza de castigo, servía para que el orden dentro de la prisión se mantuviese sin tener que destinar para ello más agentes de los necesarios.

En realidad, casi nadie resultaba castigado, y no había necesidad de vigilar constantemente. El miedo resultaba suficiente para frenar los ánimos de los presidiarios.

Alguien que ha vivido durante treinta y cuatro años a pocos metros de la autoridad, de una autoridad asfixiante e invisible, omnipresente, no puede imaginarse otro tipo de vida. Ni siquiera puede recordarla, pues sus recuerdos son una referencia demasiado distorsionada por el paso del tiempo y la permanencia del espacio.

Llevado de un mundo controlado a una jungla de relaciones abruptas. Del límite al infinito por cruzar una puerta. No es extraño que el miedo a lo absolutamente inesperado, a perderse, supere en mucho al miedo a los otros presos y a la autoridad uniformada.

Como el difunto del poema, que observa a los vivos tras la losa y no sabe qué cárcel es más cárcel, si la suya de mármol o la de los vivos, invisible.

Para el nuevo libre, ahora, la cárcel está afuera.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris