Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Akelarre   -   Sección:   Opinión

La niña del exorcista

Rafa García
Rafa García
@rafagarciak
sábado, 28 de octubre de 2006, 20:01 h (CET)
Leche, cacao, avellanas y azúcar; ¡Montilla...!

Creo que el ex ministro de Industria se conoce bien a sí mismo, y que por lo tanto, está convencido de que como orador es fundamentalmente aburrido. Más o menos lo intuíamos, pero lo pudimos comprobar el pasado jueves en la entrevista que Andrés Bonafont le hizo en su programa nocturno de Antena-3. Dio la sensación de que el presentador se quedó rápidamente sin preguntas, porque el candidato socialista a la Generalitat se limitaba a sonreír de manera muy forzada, y a pronunciar monosílabos del tipo “sí” o “no”. Justo lo contrario de lo que 24 horas antes había hecho el convergente Artur Mas en ese mismo programa. El nacionalista se sumó al espectáculo, y participó de él; Montilla, muy circunspecto, fue incapaz de seguirle el juego a Andreu. Si la percepción que han sacado los catalanes durante la campaña concuerda con lo que acabo de exponer, el futuro puede tornarse algo más que negro para el PSC y su primer secretario. De todas formas, sus asesores habrán detectado antes que nadie este peligro. Quizá por ello, se le ocurrió la idea del bote de Nocilla al guionista que Montilla le birló a Buenafuente para su campaña electoral, porque de lo que no hay duda es de que el candidato socialista, a pesar de ser andaluz de origen, no está precisamente capacitado para ganarse la vida contando e interpretando chistes. Es soso para dar y regalar. Casi tanto como el mítico Eugenio, aquél que decía aquello de “¿saben aquel que diu?” Leche, cacao, avellanas y azúcar; ¡Montilla...!

Ya puestos a preguntar, ¿se han dado cuenta de que estamos en Navidad? Lo descubrí ayer por la tarde en Alcampo, lugar en el que a pesar de la temperatura ambiente, pueden adquirirse chaquetones, pamelas, abanicos, barbies, trenes eléctricos, y todo tipo de muñecas.

Pero volvamos a Cataluña; si Montilla lo tiene mal para ilusionar al electorado, dado su indefinible carácter, lo de Piqué ya es para nota. He oído en algún lugar que el presidente del PP catalán ha vetado en su campaña al mismísimo Zaplana, con el que no debe tener muy buena sintonía.

Sin embargo, ha compartido más de un mitin con Ángel Acebes, un personaje con el que no es muy recomendable pasearse por la Ramblas. Lo que yo me pregunto es ¿en qué caladero de votos pretende pescar el Partido Popular, en el de la derecha, o en el de la extrema derecha? Lo digo por Acebes, un hombre que tiene de centrista lo que Fidel Castro de imberbe. Cuando cuenta en las ruedas de prensa de los lunes los acuerdos de la junta directiva del partido, se pone tan atacado como si se transformara en la mismísima niña del exorcista. Y es que algo de diabólico, políticamente hablando, tiene el personaje. Como Zaplana de chulesco, y Aznar de diabólico, chulesco, incendiario y demagogo.

Quisiera terminar haciendo una reflexión: nadie tiene derecho a coartar la libertad de los demás, nadie tiene derecho a impedir a otro que se mueva por donde le venga en gana. Por lo tanto, me parecen totalmente fuera de lugar los ataques violentos que de vez en cuando sufren en Cataluña los dirigentes nacionales del Partido Popular. No obstante, y una vez reconocido todo lo anterior, ¿no les parece que el PP está recogiendo en Cataluña lo mucho que ha sembrado; odio, rencor, y anticatalanismo...?

Que yo insulte a mi vecino no le da derecho a éste a agredirme, pero me reconocerán que es posible que el ofendido tenga cierta predisposición a tomarse la justicia por su mano. Eso mismo le pasa a Acebes, el político diabólico al que le gusta armar gresca, para posteriormente hacerse la víctima.

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris