Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Crítica de obra   -   Sección:  

El Romea se viste de luto

Rafaela Rivas
Redacción
viernes, 27 de octubre de 2006, 09:11 h (CET)
Pepe Rubianes presenta en Barcelona y en su debut como director el polémico espectáculo sobre los últimos meses de vida del poeta granadino Federico García Lorca

El pasado 4 de octubre el actor y director Pepe Rubianes presentó ante el impaciente público del teatro Romea su espectáculo “Lorca eran todos”. Después de largos aplausos y demás muestras a favor del actor se decidió a comenzar un prólogo a modo de presentación, tal y como solía hacer el mismo Lorca antes de cada función de su compañía La Barraca. En este serio aunque, para qué negarlo, humorístico monólogo Rubianes explica los motivos de este espectáculo y se justifica de alguna manera ante las críticas recibidas en su estancia en Madrid. Para aquellos que no recuerden, Rubianes emitió unas declaraciones el pasado mes de enero en el programa de Albert Om de TV3, El Club, donde al parecer (debemos tener en cuenta su incorrección política y su manera de hablar) apelaba contra la unidad Española y contra los que critican Cataluña. Pues bien, este tema que trae cola no parece haber llegado a su fin. Desgraciadamente para la cultura, y para más de uno que se quedará sin verlo, el espectáculo “Lorca eran todos” fue retirado de la cartelera del Teatro Español de Madrid, y se le ha negado la programación en cualquier teatro dependiente del Ayuntamiento de la capital. A todo esto Rubianes responde, y humor no le falta, aunque reconoce que le “pone cabrear a los fachas” cree que no se la ha entendido bien, que él sólo se refería “a la España casposa, la España retrógrada, reaccionaria y fascista, la España que mató a Lorca, permitió que Machado muriera de pena en Colliure y dejó morir a Miguel Hernández en una cárcel”. Pero ya se sabe, a veces la libertad de expresión, incluso en el siglo XXI, es una utopía…Es por esto quizás que la Fundación Romea ha elegido este espectáculo para dar comienzo a un ciclo sobre la Libertad de Expresión organizado para generar un espacio de debate y reflexión sobre los límites de este derecho humano.

Volviendo con el espectáculo, Rubianes rinde homenaje a Federico García Lorca y a los desaparecidos en la Guerra Civil, y como explica en la presentación del espectáculo también rinde homenaje a “aquellas personas que buscan a sus desaparecidos por las carreteras de España y encima se lo tienen que pagar de su bolsillo”, así como a Luis Rosales, al que "se le acusó de asesino porque era falangista” cuando "fue el único que lo ayudó alojándolo en su casa". Rubianes recordó una entrevista televisiva a Rosales en los años 70, en la que aseguraba que "antes de morir le gustaría reunir a los supuestos autores del crimen de Lorca para que cada uno dijera lo que había hecho".

El actor ha concebido este espectáculo "como aquella mesa redonda que Rosales quiso hacer y no pudo" y en la que un total de diez actores y actrices prácticamente desconocidos recuerdan los últimos dos meses de Lorca a partir de textos de los historiadores Agustín Perón, Ian Gibson, Eduardo Molina Fajardo y José Luís Vila Sanjuán.

Para crear este montaje Rubianes, además de releer estos documentos durante 19 meses en Kenia, ha recuperado de su época de estudiante un trabajo de investigación en formato documental que realizó en 1970 en Víznar (Granada), una fosa común donde permanecen los restos del poeta junto a otras personas que corrieron la misma suerte. El actor, que tuvo que recortar las cuatro horas iniciales del guión a una escasa hora y media, ha tomado el cartel de esta fosa, que reza “Lorca eran todos” para dar título al espectáculo.

Rubianes arranca con la marcha de Lorca de Madrid en junio de 1936 hacia Granada, cuando "la derecha empezaba a meter cizaña", después de que el Frente Popular ganara las elecciones, para proseguir con el inicio de la Guerra Civil, su detención y su fusilamiento.

Sobre un escenario sobrio con unas sillas colocadas a modo de cuadro flamenco y en el que el juego de luces resulta imprescindible para crear las distintas situaciones, estos intérpretes, todos ellos vestidos de negro, dan vida a los diferentes personajes que formaron parte de la vida del poeta: la hermana, Isabel García Lorca, Esperanza, Luis, Miguel y José Rosales (los cuatro hermanos Rosales, quienes le alojaron en su casa al comienzo de la represión granadina, entre ellos Luis es el maestro y gran amigo de Lorca y José un alto cargo de la falange) la actriz Margarita Xirgu (actriz y amiga que esperaba a Lorca para que le acompañara en su gira americana), José Caballero (pintor amigo del poeta y testigo de sus últimos días en Madrid), Rafael Martínez Nadal (profesor e íntimo de Federico, quine le dejó los manuscritos de “El Público”), Queipo de Llano (general nacionalista responsable de Andalucía, conocido por su brutalidad), Ramón Ruíz Alonso (diputado de la CEDA y responsable de la detención y muerte del poeta), José Valdés (comandante del ejército y máximo responsable de la represión granadina, Franco lo cesó “por animal”), Francisco Franco (aparece en la obra en voz en off de Rubianes) y Emilia Llanos (la mejor amiga del poeta que además "siempre estuvo enamorada de él, hasta enloquecer").

A la hora de escoger al personaje de Lorca, Rubianes ha apostado por Alejandra Jiménez, un hecho improvisado durante los ensayos pero dado que es la única andaluza del reparto le da cierta credibilidad al personaje. Aunque como bien dice Rubianes en este espectáculo Lorca es igual si es mujer u hombre “es un ente”, porque representa a todas aquellas almas desaparecidas.

Lorca, siempre vestido de blanco para hacer gala a esa magia y duende que según todos los conocidos decían que tenía el poeta, se encuentra en el escenario apartado del resto de personajes y sólo aparece cuando lo evocan y recuerdan las circunstancias de su muerte en un montaje en el que los poemas de Lorca, Machado y Neruda están constantemente presentes y en el que la muerte, como solía hacer el mismo poeta en sus espectáculos, aparece representada por la excelente “bailaora” Laura Galán. A modo de flamenco los actores van repitiendo “cada cual cuenta su historia” cada vez que quieren dar paso a otro momento en la narración., hasta que llegamos a uno de los momentos más escalofriantes y emocionantes del montaje con la muerte de Lorca que el personaje de José Rosales explica a modo de narrador con la música de fondo de Enrique y Estrella Morente, que interpretan su particular versión de “Los cuatro muleros”.

Para finalizar el espectáculo no podía faltar una imagen muy poética: con la proyección de fondo de una de las fotos del Lorca joven dos de los personajes depositan un libro de y una rosa sobre el banco donde se sentó el poeta en sus últimas horas, una imagen que a muchos amantes del poeta nos hizo saltar las lágrimas que habíamos mantenido durante toda la función.

Qué mejor manera de rendir homenaje al poeta que con teatro, con una crónica que aunque no nos dice nada nuevo ni siquiera la auténtica verdad, que por desgracia nunca sabremos, nos reúne, aunque sea en la ficción de un escenario, a los factores que influyeron para poder hacernos una idea de las posibles visiones de la historia, una historia que se olvidó, que se omitió durante un tiempo y se manipuló, pero que no se debe volver a olvidar, por eso: gracias Rubianes, gracias a todos aquellos que luchan por encontrar a sus desaparecidos, gracias a aquellos que no olvidan, porque sin ellos quién sabe lo que podría volver a pasar. Muchos de los lectores no tendrán la oportunidad de ver este espectáculo. Quizás se pueda estrenar en Granada, gran ilusión de Rubianes, y porqué no decirlo, de Lorca. Seguro que a él no le importaría.

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris