Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Europa, por la paz

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 28 de octubre de 2006, 04:34 h (CET)
La decisión del Parlamento Europeo (PE) de aprobar la iniciativa de Zapatero de negociar con ETA el proceso de paz es una resolución que debe ser motivo de satisfacción para todos los españoles sin excepción.

Esto, que debe ser motivo de alegría y de esperanza de que este proceso de paz pueda verse culminado con el fin del terrorismo de ETA, queda un tanto frío por el hecho de que es muy posible que el Partido Popular no acepte la decisión mayoritaria tomada democráticamente por el PE, como tampoco aceptó lo que el Congreso de los Diputados aprobó en mayo de 2005 para el diálogo del Gobierno con ETA y que no tenga en cuenta las diversas llamadas a la unidad para alcanzar la paz que han sido hechas por la mayoría de los grupos políticos representados en el PE y muy especialmente por el vicepresidente de la Comisión Europea, Franco Frattini.

Evidentemente el terrorismo atenta gravemente contra el Estado de Derecho, pero uno llega a plantearse, a pensar, porque somos libres de pensar y de expresar públicamente nuestros pensamientos, si los que se muestran contrarios a que a través del diálogo, dejando a un lado las armas tanto los unos como los otros, se pueda llegar a alcanzar un acuerdo que nos traiga esa paz que todos tanto deseamos, si esos que se oponen, no están atentando también contra el Estado de Derecho. Salvo que algunos crean que ese modelo de Estado se puede mantener pegándose tiros unos contra otros. Tiros ya ha habido bastantes y muertos ni debió haber ninguno ni debe haber más. Y eso solo lo puede conseguir la paz. Paz, esa palabra que antaño y en las mismas circunstancias que ahora, pronunciaba Aznar y todos sus jefes de filas en la tregua de 1998 y que parece que ahora la quieren convertir en una palabra maldita.

En cualquier caso los que deseamos la paz, los demócratas, porque los que no la quieren son otra cosa muy distinta, debemos de felicitarnos por la actitud adoptada por el Parlamento Europeo y el importante apoyo moral que a través del Gobierno de España nos ha dado a todos los españoles.

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris