Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La firmeza de Arenas

José Jurado Saldaña
Redacción
viernes, 27 de octubre de 2006, 02:26 h (CET)
Estoy realmente decepcionado. El PP andaluz ha enfriado mi creencia de que todavía quedaban en España políticos con convicciones firmes.

Siempre he sido de la opinión de que se puede transigir en cuestiones accidentales, pero nunca en aquellas otras esenciales tanto en religión, como en política o en pura ética.

El Psoe andaluz redactó hace meses un proyecto de Estatuto en el que se establecía que Andalucía era una comunidad dentro de la indisoluble unidad de la Nación española. Pero, de la noche a la mañana,-y por órdenes de Zapatero, para no dejar sola a Cataluña que acababa de aprobar su Estatuto proclamándose Nación,- Chaves modificó radicalmente la definición de Andalucía estableciendo que Andalucía es “una realidad nacional”.

La verdad es que esa expresión –y más con el añadido de la única Nación española- no quiere decir nada, debido a su ambigüedad, porque también son realidades nacionales las corridas de toros, el frío de Teruel, las aceitunas de Dos Hermanas, el jamón de Jabugo, el Puente de Triana o la ineptitud de Zapatero.

Pero con esa expresión, a la que Javier Arenas se opuso resueltamente hasta última hora, al Partido Popular Chaves le ha metido un gol pues, en su ignorancia, para Chaves “realidad nacional” es lo mismo que Nación. Y por eso alardean los socialista de su triunfo.

Mis convicciones en la firmeza del P.P. se han derrumbado. Poquísimos andaluces, fuera de los que están en las nóminas del socialismo, se sienten otra cosa que españoles.

Los sueños del iluso Blas Infante no han cuajado en el pueblo andaluz a pesar de aquel demagógico lema: “Andaluces, levantaos, pedid tierra y libertad”.

Lamento que la debilidad de Javier Arenas sea una primera piedra que se derrumbe en la solidez del muro que para mí representan hombres en los que confío plenamente.

Si con tal debilidad ha creído que ganaba votos, me parece que ha estado desacertado, pues siguiendo el criterio de no quedarse solo –como le anunciaban los socialistas- Rajoy debiera apoyar también a Zapatero a sacar adelante el “proceso de paz”.

Si el Proyecto de Estatuto andaluz llega a Referendum, mi voto será un rotundo NO con papeleta desplegada.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris