Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Porque pasó

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 27 de octubre de 2006, 02:26 h (CET)
Preguntan desde el PP que pasó el 11-M cuando en realidad la pregunta debe ser “porque pasó”.

Con motivo de la vista oral de la “Operación Pipol” abierta por la sección octava de la Audiencia Provincial de Oviedo, con sede en Gijón, y uno de cuyos implicados en la misma se llama José Emilio Suárez Trashorras, imagino que estos nombres y apellidos le suenan a usted, si efectivamente, se trata del que la policía detuvo el 17 de marzo de 2004, y al cual se le acusa de haber facilitado los explosivos a los causantes del 11-M, pues bien, con la apertura de esta vista oral hemos podido saber que a Suárez Trashorras, se le va juzgar por los delitos de tráfico de drogas y venta de explosivos, pero…¡cuidado!, no por la venta de explosivos a los salvajes del 11-M, ¡no!, la “Operación Pipol” se cerró en julio de 2001, lo cual quiere decir que desde esa fecha hasta la del 17 de marzo de 2004, Suárez Trashorras, anduvo por ahí suelto y sin ningún tipo de control policial, lo que le permitió hacer “negocios” con los del 11-M.

Pero mira por donde, los dos sujetos más inútiles que han ocupado, en estos últimos treinta años, el cargo de ministro del Interior, Mariano Rajoy y Ángel Acebes, el primero desde el 27 de febrero de 2001 hasta el 9 de julio de 2002, recuerde usted que Suárez Trashorras fue detenido por la “Operación Pipol” en julio de 2001, y el segundo, Acebes, sustituyó al Rajoy a partir del 9 de julio de 2002 hasta el 14 de marzo de 2004, eran los responsables de que a Trashorras se le tuviera controlado y sin embargo ni se preocuparon de él hasta el punto de dar lugar a que este contactara con los terroristas del 11-M y les facilitara los explosivos, no se si cierta o presuntamente, pero si que está detenido por esa causa. Ahora estos dos incompetentes quieren saber lo que pasó. Claro, quieren saber lo que paso, como maniobra de distracción porque no les interesa que se sepa porque pasó y pasó porque no supieron, o no quisieron, darse cuenta de la importancia y de la gran responsabilidad que exigía el ministerio que estaban ocupando. Aunque esa dejadez y esa irresponsabilidad no fue lo único que provocó lo del 11-M, Aznar, con su “guerra preventiva” en Iraq, también tuvo mucho que ver. ¡Y ahora nos salen con lo del ácido bórico como un factor determinante en el asesinato masivo del 11-M! ¡Que poca dignidad! Luego posiblemente salgan con lo del bicarbonato de sosa, que algún frasquito habría por allí, digo yo.

Noticias relacionadas

Canta y no llores

Tenemos aun latente un tremendo suceso al que no se le está dando la importancia que tiene, perdido entre tanto dolor e incomprensión

Cuando los filósofos caen en el separatismo

Algunas personas venderían su alma al diablo por un minuto de fama

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris