Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Llega el Género amazónico: ciudad Chochín

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
viernes, 27 de octubre de 2006, 02:26 h (CET)
No sólo eso que llaman "género" que ideologiza la histórica antropología se da en España. Como si fuera un recuerdo de la mitología amazónica, nos enteramos que para 2.010 se pretende crear en China (Chongqing) una ciudad sólo de mujeres. En el corazón de China el gobierno de Chongquing ha aprobado este proyecto de ciudad sobre un territorio de 2,3 km2. Allí el hombre no tendrá derechos y deberá obedecer sin óbice alguno a la mujer con la que se relacione. O se relacionaba en el caso de ex-cónyuge con hijos. El género llevado a sus últimas consecuencias en la nación de mayor tiempo de gobernación del comunismo, al comprender el fracaso del marxismo en lo económico. En realidad es la nueva forma de dominación del ser humano, que aquí bien pudiera revestirse con tintes jocosos pese a lo peligroso del invento.

Matriarcado hasta sus últimas consecuencias que sale de las familias para formar gobierno autónomo. Qué es si no la ideología de género, sino diluir el concepto de familia -mayoritariamente matriarcal- para hacer un matriarcado de Estado. Matriarcado femenino o de raigambre homosexual con el Estado proporcionador controlada de la descendencia.

Todo lo que sea separar, segregar va abocado a la discriminación. Aquello que discrimina al ser humano se convierte en tiránico y totalitario. "Ciudad Chochín" es ya un proyecto que no es de novela futurista, es una realidad por donde se mueven los hilos de una nueva concepción del mundo.

Defendamos con ahínco los derechos humanos que sobre tantos cruentos conflictos han emergido, empezando por no dejar que se vulneren los declarados en nuestras circunscripciones. La primera en defender es la nuestra que la conforma la Constitución de 1979, que no puede diluirla ningún estatuto de autonomía con la introducción de ideología -postmarxista- de género.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris