Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Confesar la fe hoy

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
jueves, 26 de octubre de 2006, 02:27 h (CET)
Sorprende la noticia: British Airways ha sancionado a una azafata por llevar la cruz, y la BBC ha pedido a una locutora que la oculte ante las cámaras. ¿Por qué algunos se sorprenden cuando un cristiano muestra en público su fe? ¿No debería sorprender más el silencio de tantos que se avergüenzan de ser portadores de la verdad y la esconden cobardemente?

Lleva razón un argelino musulmán convertido al catolicismo en Italia: "No os dais cuenta del tesoro tan grande que tenéis. Jesucristo ha revolucionado nuestra vida. Tenéis el joyero con la tapa cerrada y dentro hay un tesoro. Nosotros vamos a vuestras iglesias y no vemos el tesoro, venimos a un país católico, como Italia, y vemos que el joyero está cerrado; en cambio, debéis tenerlo abierto porque el tesoro es para todos. Debéis comunicar a Jesús a los inmigrantes que llegan, y sin embargo sois tímidos y tenéis vergüenza". En España hay católicos que viven su fe como en tiempos de las catacumbas, pero sin el coraje de aquellos cristianos que daban la vida por confesarla. Aumentamos el número de amigos, de ordinario, porque otros nos presentan. ¿Y cómo van a acercarse a Jesús tantos emigrantes que llegan a nuestra tierra, si no se lo presentamos y, para remate les ofrecemos odio en lugar de amor y ayuda? Con todo, son cientos los musulmanes que se hacen católicos en occidente. Dice el periodista italiano Paolucci, que muchos se quedan asombrados por el coraje de estos conversos. Mucha valentía tienen, pues mientras que son muy bien recibidos los occidentales que se hacen musulmanes, en países musulmanes peligra la vida de los que se convierten al cristianismo o son rechazados por sus familiares y amigos. Recuerdo aquellas palabras de Cristo: “Quien se avergüenza de mí y de mis palabras delante de los hombres, Yo me avergonzaré de él delante de mi Padre y de los ángeles de Dios”.

Noticias relacionadas

¿Una Constituyente?

La Constitución de 1978 no prevé el caso de la reciente sentencia del caso Gürtel que pone en duda la veracidad de las declaraciones del presidente en sede parlamentaria

La jungla urbana

​No se dan cuenta los señores políticos que han perdido por completo la credibilidad para el común de los mortales

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris