Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Cine
Etiquetas:   Crítica de cine  

'Yo soy la Juani': Erotomanía de polígono

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
martes, 19 de diciembre de 2006, 22:22 h (CET)
Si algo destaca por encima de cualquier otra cosa en la última película de Bigas Luna es la tremenda capacidad de adaptación a los nuevos tiempos del director catalán, que no sólo retrata con acierto una realidad social huérfana de historias cinematográficas como es la juventud macarroide de extrarradio, sino que lo hace con su propio lenguaje: videoclips, videojuegos, mensajes SMS y un sentido de la estética muy MTV. Su audacia llega hasta tales extremos que no titubea a la hora de montar los planos de imagen real de una carrera de coches tuneados con extractos de videojuegos de carreras, demostrando así que pese a tener una edad próxima a la de Aranda o Saura, no se ha quedado anquilosado, como ellos, en una forma monolítica de hacer cine.

Pero lo interesante de Yo Soy la Juani, al margen de su vocación por conectar con ese público joven que cada vez está más abandonado por nuestra industria, radica en que su radiografía del fenómeno “quillo” ni entra en el terreno de la condescendencia ni sucumbe a la tentación de caricaturizar de forma sarcástica a quienes se mueven en él. El que espere encontrarse elementos paródicos a lo Neng de Castefa en la película, saldrá bastante decepcionado, pues Bigas Luna trata a sus personajes con un respeto exquisito que en ocasiones roza la ternura, pero que no por ello elude los aspectos menos agradables que los rodean.

Por lo demás, el realizador retoma las constantes definitorias de su filmografía: sexo, pasión, turgencia, cierto gusto por el feísmo y la marginalidad, y por encima de todo, esa extraña mirada sobre el universo femenino capaz de conciliar sin que chirríe la fascinación erotómana con una inusitada capacidad de comprensión casi Almodovariana. Tan sólo la excesiva duración del conjunto, un cierto abuso de las secuencias de montaje musicadas, y ese final tal vez demasiado abrupto fruto de la intención de rodar una secuela con la Juani campando por Hollywood, restan consistencia a un film que, pese a todo, encuentra su espacio, y su público, allí donde otras propuestas generacionales semejantes, con Historias del Kronen a la cabeza, fracasaron estrepitosamente. Lo dicho, Bigas Luna sigue en forma. ¡Y ojalá sea por mucho tiempo!

Noticias relacionadas

​La mejor exposición del cine SCI-FI llega al Centro Comercial Gran Plaza 2 de Majadahonda

​La muestra estará expuesta en la planta baja del centro comercial del 4 al 17 de julio

La historia de amor de Elisa y Marcela ya disponible en Netflix

Mañana, 8 de junio, se cumplen 118 años del primer matrimonio entre dos mujeres en la historia de España. Y para celebrarlo hoy llega mundialmente a Netflix Elisa y Marcela

Se celebra el estreno de Elisa y Marcela en Barcelona

La directora Isabel Coixet acudió al pase especial de la nueva película de Netflix acompañada de las actrices principales de la película Natalia de Molina y Greta Fernández

Se buscan co-productores para la película de Javier y Guillermo Fesser

Figurar en los créditos, un cartel firmado de la película o una experiencia personal con los Fesser, entre las recompensas del crowdfunding

La cara oculta de los Oscar: así son de rentables

Las estrellas nominadas a mejor actor ganan un 20% más en su siguiente papel
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris