Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

La revolución cultural

Jabier López de Armentia
Opinión
martes, 24 de octubre de 2006, 00:05 h (CET)
La importancia de la cultura en nuestras vidas es tal que la metáfora del "espejo que nos refleja" es más fiel que la realidad. La cultura dota al ser humano de la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. La cultura hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. ¿Comprometidos con qué? El ser humano se concibe como una obra arquitectónica inacabada que a lo largo de su vida va forjando sus pilares, su propia construcción cultural.

La cultura es toda expresión comunicativa entre los seres humanos. Cualquier palabra, gesto, información que recabe nuestro cerebro puede ser entendida como cultura. No existen distinciones, ni culturas más importantes que otras, todo aquello que nos acerque los unos a los otros será entendido como cultura.

Una verdadera oportunidad puesta al servicio de todos nosotros que por el contrario no hago más que ver cómo cada día que pasa es acortada o despreciada en un intento mundano de erradicar del ser humano su condición expresiva y participativa. Parece que nos prefieren como máquinas antes que como seres humanos.

La cultura es la base de estudio de la sociología y por tanto el nutriente básico de los movimientos sociales y la socialización humana. Las relaciones interpersonales crean circuitos culturales ampliamente enriquecedores, pero también desempeñan una gran labor: hacen pensar y reflexionar a las personas en colectividades, creando a la postre movimientos sociales.

Desde los gobiernos más progresistas hasta los más conservadores vemos cómo alardean del gran bagaje cultural de sus proyectos, pero la realidad es bien diferente. La cultura es el elemento de unión entre los seres humanos y por tanto la herramienta para el cambio. El pueblo, las personas en colectividad son el motor de cambio en la política, en la sociedad, en la economía. Nada en esta vida es posible sin un número de personas dispuesto a ello. Por tanto los gobiernos han intentado convertir a los seres humanos en meras máquinas con una sencilla programación y que se olvidasen de la cultura y de la participación ciudadana convirtiéndoles así en muñecos alienados que sólo se preocupen por el trabajo y el capital.

Parece que está naciendo una revolución cultural impulsada por la gente desde las calles, desde el corazón del pueblo. Una revolución cultural que tiene como objetivo defender y fomentar la cultura entre los seres humanos sea cual sea su raza, su color, su apellido o su motivación; cambiar las premisas actuales por otras que estimulen las oportunidades y la participación; crear un movimiento social que dote de significado real a la palabra “democracia”.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris