Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Cuando los ladrillos votan

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
martes, 24 de octubre de 2006, 00:05 h (CET)
De pronto se nos ha enladrillado la actualidad, síntoma claro de proximidad de elecciones. Algún día echaremos en falta la España que existía antes de tanto ladrillazo. Yo veraneaba hasta hace bien poco en la hermosa Cantabria, abierta a los mares y a los vientos. Creo que ya no volveré, el pueblo del valle de Cabuérniga donde la apacibilidad se había hecho hogar está enladrillado y no hay quien lo desenladrille. Allí donde antes había paz, prados y lejanas esquilas ahora ruge desbocadamente la maquinaria constructora; allí donde el verde se estiraba y llegaba de horizonte a horizonte ahora hay inmensas cadenas de chalés que desgarran con horrendo chirrido el amor que sentía yo por aquellas tierras.

La bronca política sigue adondequiera a la fiebre constructora. Talamos bosques de pinos para sustituirlos por bosques de adosados y todavía hay autoridades, de todo partido y de toda administración, que defienden lo imposible. Para poder vivir en el campo vamos a estropear el campo.

Pero los ladrillos votan. En Madrid Rafael Simancas le saca a Esperanza Aguirre familiares beneficiados por algún pelotazo urbanístico y lo pregona en “El País”, que para eso está. En las Navas del Marqués van a cargarse el cuento de Caperucita a fuerza de cargarse el bosque. Sin bosque no hay lobo y sin lobo no hay quien persiga a Caperucita allá y acullá. También lo pregona “El País”, empeñado en deshacerse de las cinco palabras mágicas que figuran siempre bajo su propio nombre en su propia portada.

Ya los alcaldes caen por parejas aunque ya no ejerzan, como en Ciempozuelos, y sin ningún recato ingresan en sus cifras tan altas que hasta me cuesta pronunciarlas. Y luego dicen que el pescao es caro. Si será caro que hasta hay quien acusa a Aznar de haberse comprado un chalé en una urbanización ilegal. Y el tráfico de noticias enladrilladas continua sin cesar. Quieren convertir a toda España en la despelotada Marbella, sin saber que no hay suficientes ricos tontos a los que engañar. En Hellín quieren hacer 680 piscinas donde jamás ha caído una gota de agua. ¡Con lo que tiene que costar fregarlas! Bueno, llover sí llueve: 330 milímetros anuales. Lo dice "El Mundo", quizá porque el alcalde de Hellín es socialista. O tal vez sea sólo casualidad.

Puestos a despilfarrar agua en Palencia son más chulos y se gastan casi 10.000€ cada mes de verano en regar presuntos campos de golf que no están en uso. Eso sí, verdes están que parece Asturias en vez de la reseca meseta de polvo, sudor y hierro. Pero es que hasta Palencia, en la profunda Castilla en regresión de riqueza, habitantes y juventud, bien lejos de la España dinámica y atractiva económicamente, está enladrillada y sobran pisos cerrados por doquier. Pero se sigue construyendo, ahora toca viviendas bioclimáticas, o así dicen, pero que digo yo que para bioclimático siempre ha estado el adobe de las construcciones tradicionales de Tierra de Campos.

Cómo será la cosa del ladrillo en Palencia que el alcalde y actual presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (si su trabajo fuera tan largo como el título no podría presidir ni la cena en su casa) fue reprobado hace ya quince años por el pleno en una sesión municipal por asegurar que contaba con un informe que en realidad no llegó hasta el día siguiente.

Toma chulada la de Don Heliodoro Gallego. Últimamente, y sus incondicionales dicen que ha sido para compensar, el mismo alcalde ha realizado la maniobra contraria: no presentar un documento importante (pero no vinculante, dice él) del que consta que llegó a tiempo. Resultas: Un campo de fútbol nuevo y un mogollón de viviendas en el extrarradio de la ciudad. Sin duda será legal, pero no es bonito.

Y eso que el campo electoral sólo es Palencia. Pero los ladrillos también votan.

Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris