Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Negociación entre 'bandas'

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
martes, 24 de octubre de 2006, 00:05 h (CET)
Ayer me comentaba un buen amigo, periodista de investigación de un importante diario, que en los próximos días mucha gente “caerá del burro” con la información que va a salir en prensa. El ejecutivo debería saber que el entorno etarra pretende negociar con la hipocresía, consciente de que los presos no están entre sus prioridades. Te recuerdo -continuaba diciendo- que estás en lo cierto cuando afirmabas hace algún tiempo en un artículo, respecto a los presos etarras, que “los propios violentos consideran que están muertos para la causa”. No te quepa la menor duda, insistía, que es cierto el discurso del entorno más radical: “No quieren oír hablar de los presos”. La violencia callejera, con su actuación, ‘pone chinitas’ para el acercamiento y la negociación.

Después de haber investigado en el entorno etarra durante algunos años, llegué al convencimiento de encuadrar a los presos con delitos de sangre con el calificativo de “terroristas burn out”. Me sobran argumentos para afirmar que ese es el centro de la diana y no hay que moverse de él ni un ápice.

En los recientes juicios contra presos etarras, el arrepentimiento no se encuentra en su diccionario de uso. Contrastan los ‘berridos’ de algunos presos etarras contra los jueces, con las declaraciones de Otegui aludiendo a “una declaración de ETA de abandono total de las armas”. Este es el punto de la hipocresía al que me he referido en numerosas ocasiones, en el que se incluye la internacionalización del conflicto, con el apoyo pactado del ejecutivo español.

La terminología utilizada por ETA, Batasuna y el entorno de Rodríguez Zapatero, más parece una negociación entre bandas que entre bandos, donde la injusticia se extiende desde el incumplimiento y traición a la Ley de Partidos, hasta la presunta intención de obligar a la vicepresidenta a aceptar la candidatura a la alcaldía de Madrid, para evitar su resistencia a la futura negociación. María Teresa no está dispuesta a poner el Estado en venta: “El Estado de Derecho no se negocia”, ha repetido con insistencia.

A los presos se les ha puesto la “miel en los labios”, pero ETA sigue dando largas, a pesar del requerimiento escrito remitido a la organización por parte de los asesinos encausados, que no “presos políticos” como quiere imponer y recoge en sus escritos de comunicación interna el entorno etarra y su medio de comunicación oficial. Si el ejecutivo agiliza unas negociaciones que no deben existir y se constituyen las ‘famosas’ mesas, el Gobierno habrá conseguido catalogar el absurdo y abanderar la mediocridad.

El asunto de las mesas es una medida de muy mal gusto, pero el nacionalismo vasco no está dispuesto a perder protagonismo, ni a admitir que el Estado le niegue “salir en los papeles o ver su firma en página destacada”. Los ‘cauces entre bandas’ están abiertos, pero hay miedo a dar el primer paso; tras ese avance no hay vuelta atrás. Tanto Rodríguez Zapatero, como quienes apoyan la negociación entre ‘bandas’ (Vaticano, Blair, Chirac y Merkel, incluidos), no ocultan su temor ante un desenlace apresurado. Es muy difícil adoptar una decisión; solo la ignorancia y la demostrada estupidez de nuestro presidente, así como el deficiente asesoramiento recibido, pueden iniciar un camino cuyo final desconocen por imprevisión, ignorancia, falta de astucia y engreimiento.

Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris