Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La falta de tiempo

Francisco Arias Solís
Redacción
viernes, 20 de octubre de 2006, 22:41 h (CET)
“Ahora me vienes diciendo
que el tiempo pierdo contigo,
¿cómo se puede perder
lo que nunca se ha tenido?”


Augusto Ferrán.

El tiempo es un recurso escaso, limitado e irreversible, testigo implacable de nuestras obras. Hablar de su gestión y de su empleo es tratar de nuestra vida.

El tiempo mal utilizado es el principal causante de la insatisfacción, la angustia y la depresión; lo que origina un comportamiento de huida que provoca el activismo (múltiples y variables actividades improductivas).

Nuestra sociedad se caracteriza por una impresión generalizada de falta de tiempo. El fenómeno es relativamente reciente y somos la primera generación en acusar ese problema. Con la aceleración del tiempo se crea una situación social de estrés negativo, cuya consecuencia inmediata es una sensible disminución de la calidad de vida.

La abundancia de información –ordenadores, telecomunicaciones- nos crea nuevas necesidades que nos somete a trabajar sin poder discernir las prioridades y nos produce un estancamiento general debido a la aceleración del ritmo de trabajo.

La reciente encuesta realizada por el Institut de l’Expansión, especialista europeo en la gestión del tiempo, nos muestra que un directivo es interrumpido cada siete minutos en su trabajo. Al vivir en esta dispersión y atomización del tiempo, en una cronología de instantes (activismo), perdemos el sentido de la acción. Saber lo que hemos hecho es una cuestión de sentido, de imagen global.

Cuando vivimos día tras día este tipo de situaciones, por la noche solemos tener la sensación de haber hecho muchas cosas, pero sin sentido real, acompañado de una sensación de vacío.

Frente a este fenómeno, y para poder enfocar cualquier situación, es necesario desarrollar la capacidad de poder estructurar nuestro empleo del tiempo, no solamente en eficacia, sino también en disponibilidad.

También es importante saber seleccionar nuestro tiempo y dar prioridad a determinadas cosas. No es la función, ni la presión, ni el puesto de trabajo lo que define la estructura del tiempo; sino el enfoque que cada uno tiene de su puesto y la función y la forma en la que concibe su papel.

Hoy, ser eficaz es gestionar el flujo del trabajo con más inteligencia que los demás, sabiendo elegir entre aquellas acciones que producen mayor impacto.

Debemos reapropiarnos de nuestro tiempo y dirigirlo en función de lo que queremos ser y realizar.

Hay que pasar de esta situación de tensión penosa a un estado de serenidad y, a la vez, de mayor eficacia. La presión del tiempo reduce el horizonte temporal y nos hace sentir impotentes incluso en las cosas importantes.

La buena gestión del tiempo es un ejercicio de determinación, reflexión y creatividad. Para ello, hay que saber distribuir los tiempos de los que disponemos: los necesarios, que son las preparaciones de reuniones, expedientes para los clientes, etc., y el tiempo de creación, que suele ser el que más nos gusta y es en este tipo de tiempo donde el inventor inventa, el vendedor vende, etc.. Este suele representar el 30% del tiempo total del trabajo; el secreto para conseguirlo consiste en generar tiempo de creación, transformando lo obligado en creativo para ser el creador de nuestro tiempo y de nuestra vida. Y como dijo el poeta: “El tiempo no es lo que importa: / lo que importa es que la vida / con el tiempo se te acorta”.

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris