Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Educar para hacer buenos ciudadanos?

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
viernes, 20 de octubre de 2006, 03:20 h (CET)
Pretende hacernos creer el secretario general de educación del Ministerio de Educación, Alejando Tiana, que en Educación para la ciudadanía lo que se persigue es que los tiernos infantes "conozcan su cuerpo, sus movimientos, conquistar el espacio cercano y objetivos similares", al considerarlo cómo lo más que lógico y razonable para los más pequeños. Baste ver lo que se dice en la ley, las propuestas CIVES y la Universidad que rige Peces-Barba, sobre la educación afectivo-sexual y comprenderemos perfectamente la perversión. No en vano ya pudimos comprenderlo en el ejemplo de la famosa guía para chicas que animaban a la homosexualidad -al tocamiento y otras inmoralidades-, que publicó la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha gobernada por los mismos socialistas que están en el poder central.

No me han sobrado prendas para decirle pública y personalmente a Tiana que mis hijas no estudiarán esta asignatura -en el derecho de mis hijas y mío como padre a la objeción de conciencia, a una particular moral de Estado impuesta-, por lo que le pregunté si estaba contento con este intento de introducir a los más pequeños ideología fracasada con esta asignatura. La respuesta del millón reiterada en esta llamada democracia, es que pensar así es no tener un buen futuro democrático por su pretensión de querer formar buenos ciudadanos, obviando lógicamente las centenas de millares de personas que han salido a la calle para protestar y la firme oposición de millones de personas a este engendro. Y es que eso de formar buenos ciudadanos me suena a imponer ideología de género y laicismo de Estado, por haber ganado unas elecciones contra todo pronóstico después de un conmocionador atentado. La propia filosofía interpreta de distintas formas y puntos de vista el bien y mal, simplemente recordando a Nietzsche. La única formación de buenos ciudadanos es la que reconoce la Constitución española y sus dictados jurisprudenciales, más allá de eso, el que quiera enseñar ideología fracasada que lo haga con sus hijos en su propia casa.

Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris