Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Quienes olvidan a las víctimas, engrandecen a sus verdugos

José Luis Palomera
Redacción
viernes, 20 de octubre de 2006, 03:24 h (CET)
Se me va la sangre, se me va; el agua al río, la ley de la garganta, los muertos más sentidos.

Se me va la fe, de penales sombríos, se me va la paz y en llorar los bríos.

Se me va la tumba, los muertos caídos, las manos que blancas de cielos heridos.

Se me va la razón, se me van los callados, se me van los heridos, espejismos helados.

De la noche me llegan inocentes caídos entre risas funestas de asesinos olvidos; del día, hablares de escorias, casquillos fundidos, víctimas sin sombra en trueques vendidos...

País tiñoso de horribles homilías, los muertos no cuentan pasaron sus días, la gloria se palpa en celdas vacías.

Ya nada anega, ni gota ni vida, los muertos pisados, sus cruces roídas, de ratas que impelen ,sus bilis caídas. Comidos, tratados con modos, encuentros vendidos, ganaron los buitres, quemaron los nidos.

De madre España, mataron al niño, por falaz gualda prendieron los cirios. España de españoles, de enemigos mantenidos, de brótales pestilencias, y natales consentidos.

Una víctima inocente del terror despiadado, fanático, cruel y cobarde, es la víctima España, víctima nuestra y de nuestros hijos. Cualquier negociación con los verdugos supone la mayor cobardía de todo ser vivo.

"Negociar con el terror es hacerle hueco en la legalidad de sus víctimas".

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris