Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   ARTÍCULO   -   Sección:   Cine

Adiós, Pontecorvo

Herme Cerezo
Herme Cerezo
martes, 19 de diciembre de 2006, 22:23 h (CET)
Gillo Pontecorvo ha muerto. La de la parca, la de la guadaña no perdona. Y un día de octubre, el del año 2006, un viernes y trece, nos lo ha robado. Como también nos ha robado su licenciatura en Químicas, su compromiso antifascista, su militancia en el PC italiano y, sobre todo, sus películas.

Todavía resuena en mi memoria la voz de José Dolores, el ficticio líder caribeño de Queimada, llamando ¡Inglés, inglés! a Marlon Brando, después de que éste le incitase a organizar una revolución en la isla del mismo nombre.

Queimada (1969), qué película tan enorme, un espléndido canto a la revolución, a las ilusiones y a la triste realidad de la decepción. Una disección impecable de los procesos revolucionarios. Nada es lo que parece. Siempre hay intereses ocultos que manejan con hilos invisibles, con hilos financieros, lo que, a simple vista, parece una causa noble. Siempre es así. Siempre.

También es referencia obligada su ‘Operación ogro’ (1980), que recoge las vivencias del grupo de etarras que prepararon el magnicidio que acabó con la vida del videpresidente del gobierno, Luis Carrero Blanco, un mes de diciembre de 1973. La imagen del coche presidencial saltando por encima de la azotea de un edificio, utilizada en multitud de documentales sobre el Franquismo y la Transición, ha quedado grabada ya para siempre en nuestras retinas.

Pero a pesar de las dos películas anteriores, hay otra, rodada en 1966, que las supera a ambas: ‘La batalla de Argel’. Aunque parezca paradójico e irreverente, para comprender ― que no disculpar ― el fenómeno etarra, ‘La batalla de Argel’ es un film de obligada visión. Narrada con el más puro estilo periodístico, Pontecorvo nos cuenta los inicios de la revolución argelina que llevaron al país norteafricano a conseguir su independencia de Francia. Película terrible, cruel, dura, sí, pero también inexorablemente real. El sacrificio de unos y otros, las muertes inocentes de unos y otros, los métodos de guerra de unos y otros, las torturas de unos, las bombas de otros, todo está ahí, explicado con una maestría increíble, en poco más de hora y media. Por si algo faltase, la película es en blanco y negro lo que todavía le confiere un mayor tinte de documento histórico que, por momentos, recuerda aquellos documentales sobre la II Guerra Mundial que todos vimos de pequeños.

Pontecorvo rodó más celuloides: ‘Missione Timiriazev’ (1953), ‘Prisionero del mar’ (1957), ‘Kapó’ (1959), ‘L’addio a Berlinguer’ (1984) y ‘Firenze, il nostro domani’ (2003), pero en las tres comentadas anteriormente está lo esencial, la sustancia del director italiano.

Serrat tiene más de sesenta años i ja no diu ‘Ara que tinc vint anys’ ; Lluis Llach ya no canta, se dedica a sus vinos; murió Indro Montanelli hace un tiempo y Gilberto, Gillo, Pontecorvo falleció anteayer. Se me van, se escapan mis referentes humanos y culturales, al tiempo que las canas ya nublan mis cabellos otrora negros. Me queda Costa Gavras, con sus ‘Missing’, ‘Z’, ‘Amén’, ‘Estado de Sitio’, ‘La Caja de música’ y alguna más. Y me quedan también, gracias a Dios, los largometrajes de Pontecorvo, a quien vuelvo a recordar mientras José Dolores grita de nuevo:

¡Inglés, inglés!

Descansa en paz, Gillo.

Noticias relacionadas

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’

Sitges 2018: Pulsiones

Crónica del Festival VII
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris