Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Entrevistas

'Los jóvenes creen que ‘OT’ les va a solucionar la vida y no es cierto'

Verónica, cantante
Redacción
viernes, 16 de febrero de 2007, 10:49 h (CET)
Nadie mejor que ella para saber que no es oro todo lo que reluce y que el mundo de la música de camino de rosas no tiene nada. Verónica vuelve a la carga con su tercer disco, ‘Serotonina’, en el que irradia felicidad y ganas contagiosas de lucha por su encontrar un espacio propio. El tiempo es justo y demostrará que la Operación Supervivencia de la alicantina merecerá premio.




Verónica.

Sergio Sainz / SIGLO XXI

Tercer disco ya en el mercado, ¿cómo lo afronta?

Con muchas ganas. Ha sido un parón largo. Aproveché para vivir en Londres ocho meses. Allí estudié inglés, arte dramático, baile… Y compuse casi todos los temas del disco (que es íntegro de ella). Por fin he podido reflejar mi identidad, mis intereses… Soy yo, de verdad.

Pero habrá algún tema especial, ¿el predilecto?

Cada canción es como un hijo, muy bien criado y cuidado. Es difícil quedarse con una. Todas tienen sensaciones. Y todas van a triunfar (risas).

Sólo con oír el álbum se nota un cambio como artista.
Sí. Ahora he podido ser yo. He montado mi propia discográfica. Eso me permite hacer y deshacer a mi antojo. Ha sido todo un acierto. El artista y el negocio de la música no se han llevado nunca muy bien. Ahora estoy en los dos lados. Y es toda una aventura.

Quizá muchos lo desconozcan, ¿por qué crear un sello propio?
En la vida tienes que arriesgar, tener incertidumbres, luchar por algo más… Mi padre me lo aconsejó hace tiempo. Y le hice caso, me dejé llevar… Creo en mi música y quién mejor que yo para sacarla adelante. Apuesto todo y lucho hasta la saciedad.

¿Y ya piensa en buscar nuevos talentos?
De momento estamos enfocados en el disco. El negocio de la música está cambiando. Y sí me gustaría ayudar a gente nueva, asesorarles. No ser una discográfica más, porque antes o después los CD’s nos dirán ¡¡¡hasta luego Lucas!!! Internet y los móviles son el futuro. Ahora los chavales no tienen esa sensibilidad de escuchar un CD. Piensan sólo en descargas y cuando se aburren va a por otras nuevas… Es una pena pero es así.

¿Qué sintió al ver el disco acabado?
Fue curioso. Fui yo misma a recogerlo a la empresa editora. No se lo esperaban porque ningún artista va en persona. Lo tuve entre mis manos y aquello parecía un parto. Todo lo que había soñado me estaba pasando, era el principio de algo.

¿Por qué se titula ‘Serotonina’?
Es la hormona de la felicidad, que te la aporta el chocolate. Y soy una apasionada del chocolate. Pero si se llama así es porque el disco desprende buen rollo. No veía otro nombre mejor.

Se nota mucho guitarreo.
Me encanta. Queen es mi grupo favorito y eso influye. Era el momento de hacer algo así y ya no hay vuelta atrás.

¿Y cómo es Verónica en concierto?
Una artista entregada, rodeada grupo muy profesional. En el escenario ya no estoy cohibida por nada ni por nadie. Soy yo misma. La de siempre, cero artificial.

A muchos les sorprendió que participara en ‘Supervivientes’. ¿Por qué lo hizo?
Fui a vivir una experiencia y se descubrió otra Verónica, para bien o para mal. Fue como empezar de nuevo. Aprendí mucho a nivel espiritual y personal. Aunque ir a un reality siempre es duro.

¿Alguna vez se vio ganadora?
Desde luego, la gente por la calle me dice que me consideró ganadora y eso es todo un elogio. Sabía que era complicado ganar porque había una serie de intereses… Había compañeros con otros valores. Allí la palabra compromiso se hace más fuerte.

Más fuerte como para volver a la brecha musical.
Claro. De hecho, este disco lo vivo como si fuera el primero, no el tercero. La música no es sólo cantar y que te vean monísima, hay que estar detrás en todo el proceso… Antes no me dejaron vivirlo y ahora por fin me tocó y puedo decir que no tiene precio.

Entonces el balance es más que positivo.
Lo es. Me he dado cuenta de lo mucho que amo mi trabajo. Creo en lo que tengo entre manos, sé lo que quiero hacer. Bastante te tiene que gustar esta profesión como para volverme loca y hacer hasta mi propio sello.
Entonces, Verónica es las que van sobre seguro o con riesgos…
Me gusta tener tranquilidad, a veces la incertidumbre te mata. Pero siempre se aprende algo. Mi hermano siempre me dijo que tengo que ser la misma cantando para 40 personas que para 40.000. A veces tienen que recordártelo porque se te olvida.

¿Qué te queda por conseguir?
El reconocimiento a mi persona y a mi música. Mi trabajo está hecho para y por el público.

Un público muy fiel en su caso, con miles de fans.
Los fans son muy importantes, hay que saber cuidarles. Si te cuidan ellos, cómo no les vas a cuidar tú. Gente que te ha visto crecer, es muy bonito. Es una recompensa enorme el cariño. Para mí, muchos artistas tienen que estar celosos. Mis fans son la leche. Llevan cinco años a mi lado, con trabas, cosas malas, y ahí siguen al pie del cañón…

Sí. Tengo pendiente una película, titulada ‘La Abuela’. Me encanta interpretar. En Londres me formé para ello. En cuanto lo descubrí me llamó la atención. Y siempre he pensado que no hay nada más completo que un artista polifacético.

¿Cómo se ve dentro de diez años?
Me encanta soñar. Porque como dice una de mis canciones los sueños son tan perfectos… Sin hacer daño a nadie, eso sí…. Me encantan los niños, me vuelven loca. Así que me veo formando una familia, claro. Lo más bonito es que quede a tu lado la gente que te quiere de verdad. Cuando te haces mayor sólo tienes junto a ti a la familia, en cambio el trabajo es inestable, un continuo sube y baja.

¿Cómo se lleva con sus antiguos compañeros de ‘Operación Triunfo’?
Cada uno lleva una vida diferente. Nos relacionamos en círculos distintos y las relaciones se enfrían, es lógico. Pero siempre te alegras de que a tus compañeros les vaya bien. Aunque a Rosa y Nuria Fergó siempre les he tenido mucho cariño: son encantadoras.

Y el nuevo ‘OT’, ¿lo ha visto? ¿qué aconseja a los participantes?
No lo he podido ver y dudo que lo haga. No tengo nostalgia. Viví una experiencia que fue bonita dentro de la Academia, pero luego fuera los negocios lo fastidian. Pero creo que es un error que los chicos jóvenes crean que el futuro pasa por OT, creen que les va a solucionar la vida y no es cierto. Siempre hay más puertas abiertas, sólo deben dar con la adecuada.

Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris