Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

El espiritu de los Borgia aún sigue vivo

Pelayo López
Pelayo López
lunes, 16 de octubre de 2006, 22:17 h (CET)
Esto empieza a parecerse al cuento del lobo y las ovejas. ¡Que viene!, ¡que viene!, nos grita un desconsolado pastor para proteger a sus ovejas, y, luego, resulta que no era así, que sólo era una falsa alarma. Resulta que, después de gritar a pulmón abierto que Corea del Norte se había erigido como una nueva y diabólica amenaza nuclear, los Estados Unidos ahora ponen en tela de juicio que el régimen norcoreano haya culminado con éxito su ensayo de prepotencia. ¿Habrá usado la Casablanca en esta ocasión las mismas lentes con las que visionó las armas de destrucción masiva de Sadam Hussein?. Lo que queda claro es que Pyongyang ya ha dejado atrás a su profesor norteamericano, ya destinan los asiáticos el 80% de su dinero a la carrera armamentística, y eso no tiene precio, o sí, aunque resulte incluso pecaminoso decirlo, el de miles y miles de personas con fecha de caducidad.

Ya saben ustedes que la energía nuclear es muy especial. No todos pueden tenerla, y sólo unos pocos deciden quien puede jugar con ella o no. Jugar, lo que se dice jugar no, pero el botón rojo encendido, y nunca mejor dicho si hablamos de los colores nacionales, es el que sigue encendido en nuestra selección absoluta de fútbol pese a la balsámica victoria frente a una amistosa Argentina. Si nos pidiesen que asignásemos un color a la vergüenza, casi todos diríamos que el rojo. Pues el único rojo que parecen llevar el Presidente de la Federación, el entrenador y los jugadores es el la camiseta, porque en sus rostros sólo se puede contemplar eso, una cara, pero cara cara. A alguno que otro le mandaríamos al Purgatorio para que expirase sus pecados. ¡Lástima!, que ahora el Vaticano ha cerrado el acceso. Eso sí que es adaptarse a los tiempos presentes. Renovarse o morir. Si Dios está en todas partes, la próxima vez lo mismo cierran las puertas de las iglesias. Parece mentira, pero como pueden comprobar, ahora que se acaba de estrenar su vida en el cine, cinco siglos después poco hemos evolucionado. Las luchas de poder espiritual y terrenal siguen encendidas, una llama que se entrecruza con la otra, el espíritu de los Borgia aún sigue vivo.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris