Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El deterioro del orden democrático en España

“Toda revolución comienza en los idealistas y acaba en los tiranos”, L. Latzarus
Miguel Massanet
martes, 25 de marzo de 2014, 07:47 h (CET)
Hemos entrado, señores, en unos momentos en los que nos estamos jugando la pervivencia del sistema democrático. Las fuerzas revolucionarias, que vienen siendo apadrinadas por partidos políticos de izquierdas y por aquellos otros que intentan luchar contra la unidad de España; están dando muestras de haber alcanzado una coordinación, un grado de cooperación y un evidente progreso en las programación del lugar, el momento y las circunstancias más convenientes, para mover a la masa hacia el punto neurálgico, que han calculado que mayor impacto, daño, proyección social y repercusión internacional pueda tener, en orden a favorecer sus fines revolucionarios, tendentes a crear inseguridad, provocar el miedo ciudadano y socavar la democracia en el punto que más puede doler a sus defensores: desacreditando a las instituciones, desautorizando al Gobierno resultante del voto en las urnas y sustituyendo el orden, la seguridad y la paz ciudadana por la inseguridad, el temor y, la debilitación de la confianza de los españoles en aquellos en que delegó el poder para gobernar la nación.

Lo cierto es que, la manifestación del día 22 de marzo, tuvo todos los componente para poderla calificar como un intento de golpe de mano, cuando un grupo importante de agitadores, armados de toda clase de objetos contundentes y armas blancas, incluso antes de que finalizara la manifestación de la “Marcha por la Dignidad”, comenzaron a comportarse con una agresividad inusual, atacando a las fuerzas del orden público con verdadera fiereza y usando toda clase de objetos contundentes como botellas, sillas, armas blancas, palos, piedras etc. Un tipo de algarada en la que, a la fuerza bruta de los atacantes, se les añadió una retahíla de insultos, amenazas, consignas antidemocráticas en contra del legítimo gobierno, de las instituciones, y de las autoridades; reclamando la dimisión del señor Rajoy, al que calificaron de “torturador”, atribuyéndose la representación del “80%” de la población. Hechos de una gravedad tal, que nos hicieron volver la vista atrás y recordar aquellas manifestaciones del tiempo de la II República, organizadas por las Juventudes Socialista del señor Carrillo y los sindicatos anarquistas; que no tenían reparo cuando se tenía que disparar armas de fuego, esgrimir cuchillos o propinar palizas a los que no se plegaban a sus pretensiones totalitarias, en contra del gobierno de derechas elegido, legítimamente, el año 1933.

Lo que deja evidencia de la brutalidad de los manifestantes, se puede resumir, tanto en los cuantiosos daños materiales provocados en los establecimientos del lugar donde se produjeron los hechos vandálicos, como en el número espectacular de víctimas que tuvieron que ser atendidas por los Puestos Sanitarios Avanzados (PSA) en los que, los trabajadores del SAMUR, protegidos por la policía, tuvieron que atender 61 pacientes hasta las 23:00 horas del sábado. Se contabilizaron 101 heridos de los cuales 61 eran policías, con 14 hospitalizados. Un policía recibió cuatro puñaladas en la espalda, salvándose gracias el chaleco de seguridad del que iba provisto. Algunos manifestantes les gritaban a los sanitarios “que dejasen que se murieran los policías heridos”.

Y ¿quiénes eran los que encabezaban semejante turba?, que dio lugar a 24 detenciones. Pues un tal Diego Cañamero, líder del Sindicato Andaluz de Trabajadores, que ha salido en defensa de los gamberros detenidos, que parece que tiene una curiosa opinión de la misión de la policía cuando ha declarado que “la policía no puede estar en las manifestaciones cerca de los manifestantes porque eso es una provocación “¡Naturalmente, para tal individuo, lo correcto hubiera sido que les hubieran permitido arrasar Madrid impunemente! Pero el verdadero artífice de toda esta movida es un actorzuelo de medio pelo, Willy Toledo, al que ya nos hemos referido en alguna otra ocasión, que “aborrece a España” según sus propias declaraciones; por lo que se trasladó a vivir a Cuba y allí reside, a cuerpo de rey, sin pegar golpe al agua, protegido por el régimen castrista que, seguramente, lo asesora sobra la mejor manera de convertir a España en una paraíso socialista, como Cuba. Por lo visto, no tiene inconveniente de desplazarse a su “aborrecida nación” para crear dificultades, generar descontento y ponerse de acuerdo con toda esta chusma de extrema izquierda, muchos de los cuales pertenecen al ramo de la Farándula que, desde que dejaron de recibir las ayudas de Rodriguez Zapatero, están que trinan porque no son capaces de atraer público a unos espectáculos mediocres, carentes de interés y plenamente politizados que, sin subvenciones, no se pueden sostener.

Lo cierto es que las corrientes marxistas, los nacionalismos excluyentes y los partidos de izquierdas, como el PSOE; al verse fuera del poder, con pocas posibilidades de volver a él, a causa de su fracaso en las dos legislaturas anteriores; parece que han decidido utilizar métodos antidemocráticos para intentar poner en un brete a la mayoría absoluta del PP ( una mayoría que, incomprensiblemente, ha dejado de acometer muchas de las reformas urgentes que precisaba el país, por miedo a “incomodar” a los partidos de la oposición) con la intención de provocar una situación de revuelta interna que favorezca sus planes revolucionarios.

Es posible que una actitud pasiva de una parte de la ciudadanía; un gobierno que, en muchos aspectos, parece que prefiere no actuar con contundencia, por miedo a ser calificado de “dictatorial”, vaya favoreciendo que una propaganda insidiosa que vaya calando en aquellas personas que peor lo están pasando. Los que ya estábamos hartos de soportar las extravagancias y los errores del gobierno de izquierdas y queríamos una política que le diera la vuelta a la situación anterior pensábamos que un cambio de gobierno arreglaría las cosas. Pero, el actual Gobierno, no reacciona, se muestra excesivamente conciliador, busca el “diálogo” hasta en cuestiones, como es el caso catalán, en las que nada hay que dialogar y esta actitud favorece que, cada día, el deterioro de nuestra democracia vaya siendo mayor; la temeridad de los enemigos de la democracia vaya en aumento, tanto como que las posibilidades de que entremos en una situación de manifiesta rebeldía en contra del Estado de Derecho, puede hacerse más probable si no se les pone veto inmediatamente.

Creo que las personas de orden, las derechas civilizadas, los liberales y todos aquellos que hemos mantenido una actitud responsable aunque, en muchos casos, no hemos coincidido con determinadas decisiones del Ejecutivo y, en otras, hemos salido afectados por los recortes impuestos por la Administración; hemos llegado a un punto en el que empezamos a pensar que, nuestras libertades no están suficientemente protegidas, que la seguridad de nuestro orden constitucional parece que se tambalea y que se están dando signos manifiestos de que se están creando condiciones favorables para que, desde las izquierdas, se quiera intentar, por medios antidemocráticos, dar un vuelco al sistema político democrático, que pudiera llevarnos a una situación parecida a la de los países “bananeros” de Sudamérica, en manos de dictadores totalitarios de izquierdas, que las han conducido a una situación de pobreza extrema.

Si nadie actúa, si no se toman medidas para impedir esta deriva golpista de la izquierda; llegará un momento en el que alguien más decidido tenga que hacerse cargo de sacar adelante este país. O así es, señores, como vemos alarmados como progresa la insumisión de quienes nos quieren hundir como país.
Comentarios
he said 16/abr/14    16:58 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris