Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La seguridad es calidad

Francisco Arias Solís
Redacción
lunes, 16 de octubre de 2006, 00:44 h (CET)
“¡Qué sol, señores, qué sol!
¿Qué va encontrarse en el cielo
mejor que el sol español?”


Rafael Alberti

Los establecimientos hoteleros en general son centros de actividad, en muchos casos, una prolongación puntual de nuestros hogares y hemos de sentirnos como en casa. En este sentido, la seguridad se convierte en una primera necesidad y, desde luego, en la actualidad, en una exigencia de calidad, en un valor añadido muy considerable y a considerar.

Los hoteles son esas entidades, públicas o privadas, donde acudimos en demanda de una serie de servicios básicos pagados que, en todos los casos, se presentan como similares: velar nuestra estancia y custodiar nuestras pertenencias, ambas cosas con independencia de las distintas categorías y servicios ofrecidos. En este sentido, la seguridad y la calidad se convierten en un binomio inseparable.

Habrá, por tanto, una seguridad básica que por mínima se exige como necesaria e incuestionable y cuyo cumplimiento es condición sine qua non para obtener la correspondiente licencia de apertura.

Por otro lado, no hay que olvidar que la inseguridad manifiesta en un hotel es directamente publicidad negativa, por lo que a mayor nivel de seguridad, mayor calidad de servicio. Teniendo especialmente en cuenta que “la seguridad es un estado de ánimo” y que tal estado de ánimo se convertirá igualmente en calidad de servicios, objetivo primordial en este tipo de establecimiento.

España, por turismo y por negocios, tiene una importante y especial demanda de plazas hoteleras pero, todavía hoy, muchos de sus establecimientos no son de los más recomendables desde el punto de vista de su seguridad, principalmente por que no presentan esas necesarias e implícitas seguridades que este tipo de actividad debe ofrecer.

Desde 1979, año de la promulgación de la Orden Ministerial sobre Prevención de incendios en alojamientos turísticos, así como, del Real Decreto correspondiente a la Norma Básica de la Edificación NBE-CPI-96 sobre Condiciones de Protección Contra Incendios en los Edificios ha cambiado mucho el panorama de, al menos, este tipo de seguridad, en nuestro país, y, donde luego, ahora sí puede decirse, en muchos casos, que la seguridad es una parte más de la calidad de servicio.

No obstante, hoy la seguridad en los establecimientos hoteleros precisa de planteamientos y requerimientos de distinto aspecto. Es preciso realizar estudios y análisis de carácter individual y personalizado de cada edificio, sus locales y circunstancias; es preciso difundir la información adecuada a los usuarios y visitantes; es preciso disponer de personal y sistemas de vigilancia y control; es preciso instalar y mantener los correspondientes equipos de prevención y protección; y es preciso redactar e instalar el correspondiente y preceptivo Plan de Autoprotección y de Emergencia.

La seguridad en un hotel puede considerarse como calidad e imagen y, por tanto, ha de considerarse igualmente, como inversión y no como gasto. Si no lo entendiéramos así el nivel de seguridad, por encima de unos mínimos irreductibles y obligatorios, sería muy difícil de obtener y, consecuentemente, no se ofrecería la imagen y servicio que corresponde. Y como dijo el poeta: “¿A quién quiere engañar / cuando dices que es mentira / lo que sabes que es verdad?”

Noticias relacionadas

Cuidado con los que buscan pescar en aguas revueltas

Al socaire de la revolución independentista catalana, la izquierda extrema busca su propio golpe de Estado

La experiencia filosófica

Se entiende por experiencia un modo de conocimiento que se basa en la percepción

Sus adicciones irán con usted después de su muerte

Ningún ser humano sabe cuándo llegará su última hora

Los demonios son más listos que nosotros

Ellos juegan en los dos lados del tablero de nuestros enfrentamientos y consiguen su propósito: que nos odiemos.

Odio a lo español y niños como ‘escudos humanos’

Este que escribe cursó la semana pasada un escrito argumentado a la ONU y a UNICEF la utilización de los niños catalanes como ‘escudos humanos’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris