Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Tiempo de otoño, tiempo de Planeta

Herme Cerezo
Herme Cerezo
lunes, 16 de octubre de 2006, 00:44 h (CET)
El domingo por la noche, 15 de octubre, fiel a su cita desde 1952, se fallará el Premio Planeta. En su LV edición, la editorial ha facilitado la relación de las diez personas que optan, con sus novelas, a este galardón que, recordemos, es el mejor dotado económicamente de las letras españolas (600.000 euros).

Las vísperas del fallo son los días del anonimato. En efecto, una vez proclamadas las novelas finalistas, se han hecho públicos también los nombres de sus autores. Además de quienes se presentan con sus nombres auténticos (Pablo Núñez González y Domingo-Luis Hernández Álvarez), aunque nunca te puedes fiar del todo, este año nos topamos en la lista con seudónimos tan curiosos como Angel Kaydos (¿no les resulta familiar?), Cat Stevens (ahora, además de cantar, escribe prosa), Giorgio Germont, David Meyer, Betty Millarengo, Antares (las estrellas también participan en justas literarias), Cósimo Herrera (estupendo alias, vaya que sí) y un tal Anónimo (original seudónimo, ¡pardiez!, que goza ya de varias obras en el mercado: desde un ‘Lazarillo de Tormes’ hasta una celebérrima pieza musical para guitarra titulada ‘Romance anónimo’).

También es la semana de la ambigüedad, porque los escritores, además de con los nombres, juegan con los sexos. Y así, no es la primera vez que un man se presenta como woman y viceversa, una woman como man. O sea, que hasta que el domingo por la noche no se haga público el fallo, el Planeta y todo lo que le rodea es un carnaval de máscaras de papel y tinta, una partida de ajedrez con lances de póquer. Les juro que pagaría algo por pasear un rato como mirón, sin voz ni voto, por los aledaños del jurado.

Este año, se han presentado 442 obras, 115 de las cuales proceden del continente americano (América del Sur y del Norte), 13 de Europa y 234 de España. A título informativo, les diré que de las 54 ediciones anteriores, las mujeres se han llevado 12 galardones (Ana María Matute, Carmen Kurtz, Concha Alós, Marta Portal, Mercedes Salisachs, Soledad Puértolas, Espido Freire, Maruja Torres, Rosa Regás, Lucía Echevarría y María de la Pau Janer), lo que supone un 22 por ciento del total; 7 ediciones, el 13 por ciento, fueron a parar al cono sur (Marcos Aguinis, Antonio Larreta, Mario Vargas Llosa, Carmen Posadas, Alfredo Bryce Echenique y Antonio Skármeta); y el resto fue para plumíferos y plumíferas hispanas, de la península, vamos. De las últimas 8 ediciones, 6 han sido para mujeres y 2 para hombres. Son curiosidades nomás, pero siempre conviene tenerlas en cuenta.

El jurado también presenta novedades este año. Son altas Antonio Bryce Echenique y Soledad Puértolas y bajas Antonio Prieto, Manuel Lombardero y Juan Marsé. Este último no podrá repetir “su actuación” en el acto de la entrega de premios del año pasado. Trescientos sesenta y tres días después, todavía no me explico cómo pudo comportarse de semejante modo. Aunque tuviese razón, cosa siempre discutible cuando hablamos de literatura, Marsé, según mi criterio, jamás debió expresar en público su opinión sobre la novela ganadora. Entre otros motivos porque le pagaban para ser jurado en privado. Otra cosa es que en un aparte, en un ‘petit comité’, comentara a los interesados lo que pensaba sobre sus obras. Pero esos comportamientos no se pueden escenificar delante de todos los asistentes a la cena de gala. Aunque a la larga resultase una publicidad añadida al premio, fue una forma de deslucir un acto cultural importante – mal que les pese a algunos – y de echar basura sobre un libro que está llamado a ser uno de los éxitos comerciales del año y que, de hecho, suele consagrar a su ganador como uno de los grandes escritores del momento.

¿Quién se llevará el gato al agua? ¿Quién ingresará en su cuenta bancaria los 600.000 euros de este 2006? No se puede saber. A 48 horas vista, todo son cábalas, intrigas, suposiciones. Tal vez el domingo, a medida que avance la jornada, a medida que los jurados comiencen a acusar la fatiga del encierro, de sus discusiones y sus votaciones, vayan filtrándose novedades al respecto. De todos modos, estas filtraciones la mayoría son interesadas, o sea, falsas, y lo único que hacen es despistar. Lo cierto es que el día de Santa Teresa, a las 0.00 se hará público el ganador. Ojalá todo discurra por los cauces que debe hacerlo, es decir, con armonía, serenidad y sin ‘marsés’ de turno. El Premio Planeta necesita que sea así para recuperar un poco de su prestigio perdido. Así sea.

Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris