Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

El Fuero de Brañosera y la despoblación

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
domingo, 15 de octubre de 2006, 07:39 h (CET)
Acabo de llegar a casa de una tertulia en una televisión local. Lógicamente los temas tratados eran necesariamente locales, como el lector puede fácilmente comprender, y después de darle un buen repaso al nuevo campo de fútbol de la capital de la provincia hemos pasado por la celebración del doce de octubre y, tras hacer un hueco al tema de José Bono, hemos hablado del Fuero de Brañosera.

Brañosera es un delicioso pueblecito del norte de Palencia, muy próximo a los Picos de Europa, lleno de encanto, y de frío y nieve en su momento, y acosado como todo el mundo rural por el olvido administrativo, la despoblación y envejecimiento. Brañosera tiene el honor de ser el primer municipio oficialmente reconocido como tal. En el año 824, nada menos, el Conde Nuño Núñez y su esposa Argilo otorgan la carta puebla fundacional que posteriormente fue reconocida por Gonzalo Fernández y por Fernán González. En esa carta fundacional, que es de inmensa importancia histórica y animo al lector a buscar datos en la Red al respecto, se otorgan propiedades y se reconocen derechos. Bueno, pues en Brañosera (braña + osera) acaban de celebrar el aniversario correspondiente.

Y el presentador de la tertulia anunció el tema con cierta alharaca y entusiasmo, dispuesto supongo a enfatizar la importancia del hecho. El caso es que en ese momento recordé otro asunto parecido, cuando se otorgó al Camino de Santiago uno de los premios Príncipe de Asturias. Otra ola de entusiasmo recorrió los medios de comunicación de mi empobrecida y abandonada provincia y a través de mi columna mostré mi escepticismo al respecto en un artículo en el que aludía las masas de poblaciones que se iban a trasladar a vivir en los semiderruidos pueblos de Tierra de Campos, la enorme cantidad de puestos de trabajo que se iban a crear y el sinnúmero de oficinas bancarias que se iban a abrir de un día para otro en pueblos que en aquel momento no alcanzaban los cien habitantes.

El caso es que en la tertulia de hoy en la televisión tuve a bien sumarme encantado y alborozado a este tipos de tesis y pregunté inocentemente que a cuanto iba a ascender la riada de millones que se iban a invertir en Brañosera, que si iba a ser equiparable a lo que se ha invertido en Barcelona cuando la Olimpiada (o el Forum aquel), en Sevilla cuando la Expo Universal o ahora mismo en Zaragoza 2008, “Agua y desarrollo sostenible”.

El caso es que no recuerdo la cifra que me contestaron mis compañeros de tertulia. ¿Ustedes qué creen?

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris