Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Inmigración ilegal y demagogia contra las formas

Raúl Tristán

viernes, 13 de octubre de 2006, 01:14 h (CET)
Hace unos días asistíamos estupefactos a las quejas de algunos sectores de la progresía más zafia ante el "mal trato" que se deparaba a los inmigrantes ilegales que invadían nuestro país, a la hora de su deportación.

Estos señores se alarmaban de que a los inmigrantes se les "esposara" (con grilletes de plástico), o se les engañara u ocultara su auténtico destino a la hora de embarcarlos rumbo a sus países de origen.

Unas medidas todas ellas de lo más lógico y natural, ante una situación que desborda las posibilidades reales de control de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, totalmente superadas por la avalancha humana que nos asalta a diario.

tal vez estos señores prefieren que se den los motines y rebeliones entre los inmigrantes ilegales, que ya empiezan a despuntar de hecho, y nuestros policías y guardias civiles sean los maniatados y apaleados. ¿Se olvidan de los riesgos sanitarios y de seguridad que corren esas personas, pues los policías y guardias civiles, personal de Cruz Roja o sanitarios, etc.. lo son también?

Es muy fácil tachar de xenófobos y racistas a los que tan sólo quieren que las cosas se hagan con ley, con orden, con seguridad, con raciocinio.

Por cierto, tal vez deberían los sindicatos, los mismos que ahora hablan de "poner un grifo" y "una mano que controle el grifo", reconocer que la política de inmigración del PSOE ha significado un efecto llamada que fue reprobado por Europa, una Europa a la que no se le escuchó cuando Zapatero, olvidando ex profeso que la política de inmigración acaba incumbiendo a todos los países de esa Unión europea, decidió por su cuenta y riesgo dar la nacionalidad española a diestro y siniestro, y con ello la supranacionalidad europea, a miles y miles de indocumentados que podían iniciar de ese modo un viaje sin barreras desde Cádiz hasta Rumanía pasando por París.

Esa misma Europa a la que ahora se acude suplicando ayuda para contener el alud atraído por nuestra solidaridad mal entendida, pues es interpretada como "responsabilidad", cuando los responsables últimos de la inmigración son los gobernantes de los países de origen.

Lo siguiente que puede hacer Zapatero es fletar autobuses desde Madrid hasta Lyon, o barcos desde Puerto del Rosario hasta Marsella, que verá cómo se lo agradecen nuestros vecinos.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris