Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Maltrato a la educación pública

Cualquiera diría que hay un afán de atropello y de indignación contra el profesorado
Jesús  Salamanca
viernes, 14 de marzo de 2014, 14:23 h (CET)
Debo confesar que me ha costado leer la LOMCE completa. Mientras leía detenidamente esa ley ha habido momentos para todo: desde el aburrimiento hasta la indignación, pasando por la vergüenza ajena y el sonrojo. En muchas cuestiones se aprecia una acción simple y vulgar de copia-pega de leyes anteriores, pero además una acción de copia-pega mala, como si se hubiera intentado plasmar la LOCE de nuevo o alguna de las barbaridades de la actual LOE.

Eso demuestra la fijación del Gobierno conservador en muchos aspectos que, dicho sea de paso, va a traer cola. No tiene sentido ese afán por sacar adelante una ley rechazada por todos los sectores de la comunidad educativa, por una parte importante de la sociedad y por las organizaciones sindicales.

Una de las cosas más tristes que hemos comprobado en el desarrollo y tramitación de la LOMCE ha sido comprobar cómo muchos políticos culpan al profesorado de todos los males del sistema educativo, sin darse cuenta que el profesorado es precisamente quien tamiza la normativa que el MECD publica, pues de otra manera el fracaso sería muy superior al actual. Tenemos un Ministerio de Educación nada afortunado en los dos últimos años y nada gratificante en las dos legislaturas anteriores.

Si algo caracteriza al MECD y a las Consejerías de Educación de algunas comunidades autónomas es la desconfianza hacia el profesorado y un claro complejo de superioridad mal entendido y peor aplicado. Cualquiera diría que hay un afán de atropello y de indignación contra el profesorado, de ahí que éste no considere a la Administración educativa como su aliada natural; ni siquiera los directores de los centros educativos que, según la normativa, son los representantes de la Administración educativa en los centros; es excesivo, en ocasiones, el sufrimiento y el agobio por el que las Consejerías de Educación y de Hacienda hacen pasar a los responsables de los centros.

La mala gestión de la Consejería de Educación en algunas comunidades autónomas la pagan los centros, se traduce en el retraso de pagos y traspaso de gastos de funcionamiento, además de en la imposibilidad de actualizar equipos, mobiliario y dificultades para mantener las propias plantillas.

Hace tiempo que las Consejerías de Educación miran más por salir bien en la foto del diario provincial que por trabajar por la realidad de los centros. Eso se traduce en lo que ya conocemos: tenemos malos políticos, pésimos gestores en la Administración central y autonómicas y evidentes maltratadores de la educación pública con recortes absurdos o atropellos indignantes.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Para las gentes de voluntad no hay ocasos

Necesitamos voluntad de cambio ante la infinidad de desafíos graves que nos circundan por doquier

Helenismo

Una época de incertidumbre y de búsqueda de sentido

Contubernio de Podemos y separatistas. Sánchez va por libre

“No hay ninguna absurdez tan obvia que no pueda ser firmemente plantada en la cabeza de un hombre si simplemente comienza a imponérsela antes de los cinco años de edad, repitiéndola constantemente con un aire de gran solemnidad” A. Schopenhauer

Corte de Magas. Corta de miras

La diputada del PdeCat, Lourdes Ciuró, “obsequió” en el último Pleno con un efusivo corte de mangas al también diputado por Ciudadanos, Toni Cantó

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris