Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Comenzó un veinte de noviembre

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 13 de octubre de 2006, 01:14 h (CET)
Al parecer hay quienes aún no se han enterado de que hace ya más de treinta años, concretamente el 20 de noviembre de 1.975, en España cambiaron muchas cosas, entre ellas una fundamental: Los españoles recuperábamos, después de casi cuarenta años, el derecho a expresarnos libremente.

Esta observación viene dada por las críticas, como siempre, al gobierno de Zapatero por parte del Partido Popular a raíz de las manifestaciones que al amparo de ese derecho a la libertad de expresión que todos tenemos, y cuando digo todos quiero decir todos, y que siempre que dichas expresiones se formulen de forma pacífica nadie, absolutamente nadie, está facultado para prohibirlas y mucho menos reprimirlas. Me estoy refiriendo a lo que algunos de los asistentes al partido de fútbol entre las selecciones de Cataluña y Euskadi dijeron en ese acto ya fuera por medio de la palabra o por escrito.

Hace ya tiempo que afortunadamente en los estadios de fútbol, al margen de gritarle, como en otros tiempos, solamente al equipo arbitral, cada cual es libre de gritar lo que considere oportuno.

No veo que pudo o debió hacer el Gobierno ante la decisión, muy legítima, de disputar un partido de fútbol entre estas dos comunidades autónomas cuando lo hacen otras como puede ser la valenciana. ¿Debió el Ejecutivo prohibir dicho encuentro? ¿Debió ordenar la suspensión del mismo por las cosas que al margen del fútbol de dijeron? Sinceramente creo que no, al igual que estoy seguro de que a millones de españoles no les hubiese gustado que el Gobierno de España interviniese en una cuestión donde no había violencia física, puede que verbal para algunos nostálgicos intolerantes sí la hubiera, pero de ahí a pretender que el Gobierno central actuara como lo haría el Partido Popular animado por su lado más extremo media un abismo. No hay más que ver quien ha salido a criticar al Gobierno, el que sin duda alguna representa a esa extrema derecha por delegación de Aznar, es decir, Ángel Acebes.

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris