Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El espectador   -   Sección:   Opinión

Juan José, el archivo no se toca

Jorge Hernández

viernes, 13 de octubre de 2006, 01:14 h (CET)
Que no hombre, que no, a los salmantinos ya nos engañaron una vez, pero no lo van a hacer dos veces. Dices ahora, líder vascongado, que Zapatero te prometió una devolución inmediata de los documentos incautados al Gobierno vasco en los años 30 depositados en Salamanca. Pues va a ser que no, porque los salmantinos no somos como Jesús Caldera y sus 'papeles para todos'. ¿Sabes por qué no te los van a dar? Porque tú no eres imprescindible para Zapatero, que por cierto, debería responder cuanto antes a la propuesta de Herrera de que los museos y archivos de titularidad estatal pasen a ser administrados por la Junta. Lo malo de las propuestas extemporáneas es que se nota demasiado que llegan a destiempo. Los catalanes fueron más listos que tú y ahora por allí andan con los 'papeles de Salamanca' de feria en feria y de pueblo en pueblo, utilizándolos como si de un botín de guerra se tratase. Pero tú llegas tarde, porque Zapatero no te necesita. Supongo que, como yo, supondrás lo que significaría para el líder socialista volver a abrir la herida del Archivo en un año de elecciones municipales.

No obstante, hay que reconocerte varias capacidades políticas entre las cuales destaca por encima de todas, tu asombrosa habilidad para convertir cualquier asunto de la vida nacional en una afrenta a la tribu vascongada. Aunque, bajo mi punto de vista, eres uno de esos presidentes autonómicos que resultarían poco creíbles si no fuera que sabemos por experiencia no sólo que es perfectamente posible que seas lehendakari, sino porque además ya has llegado a serlo. Los salmantinos sabemos que cautivaste a Arzalluz y al empresariado vasco con tu notable eficacia para mendigar dinero a Madrid.

Admiramos el cupo que negociaste para ti y los tuyos y del que te regodeas en privado con tus amigotes sacando pecho por haberles esquilmado tanta pasta a los 'palurdos españolazos'. Con semejante aval, papá Arzalluz no podía confiar en otra persona que no fueras tú para encargarte de la jefatura de la aldea, aunque tuvieras ese pecadillo insano de no conocer la lengua de Aitor, aunque me consta que tus esfuerzos te permiten ya defenderte sin excesivos problemas en el mundo vascoparlante. Te has quedado fuera de la arena política y del circo mediático fundamentalmente por tu nula capacidad de reacción y por tu absoluta involución política, insólita en cualquier estado civilizado europeo. Los nacionalistas vascos ya habéis ofrecido demasiados espectáculos bochornosos en la historia de nuestra joven democracia. Si crees que el Archivo de Salamanca te va a servir para regresar por donde solías, vas dado, majo.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris