Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

No hay confianza en ultras

Alexander Vasiliev
Redacción
viernes, 13 de octubre de 2006, 01:14 h (CET)
Los analistas y politólogos letones, y no sólo ellos, esperaban las elecciones con impaciencia e inquietud a la Dieta de la República de Letonia porque hubo motivos serios para temores. Los sondeos de opinión realizados en vísperas de las elecciones mostraron que la actividad de la ciudadanía era más baja que nunca y, por lo tanto, era bien probable que se repitiera la situación que surgió durante las elecciones al Parlamento Europeo de 2004, cuando una asistencia de votantes inferior al 50% dio victoria a las fuerzas políticas de corte nacionalista y radical.

Ha habido también otro factor, más bien de carácter subjetivo-sicológico : el plenilunio. A primera vista, parece un fenómeno natural común y corriente que, no obstante, en los últimos dos-tres años influye de modo más enigmático sobre el comportamiento de los políticos letones.

Al fin y al cabo, las elecciones se han celebrado. Cabe constatar, de entrada, que a diferencia de su élite política los electores letones, han demostrado ser más resistentes a efectos externos. Si bien a la urnas acudieron un poco más del 62% de votantes (un 10% menos que en 2002) ellos negaron confianza a las corrientes políticas extremas.

Ni los socialdemócratas letones, que habían prometido “cambiar el régimen político”, ni los populistas del partido “Zimtene” (“Patria”) de Yuri Zhuravlev con V. Putin a la cabeza (homónimo del presidente de Rusia), ni los numerosos frentes radicales extremos ni poco numerosos “frentes y asociaciones nacionalistas” han podido superar la barrera del 5 por ciento.

Los que han podido celebrar la victoria son tres partidos que ya antes de las elecciones representaba la minoría: el Partido Popular y dos partidos de la coalición: “Campesinos verdes” y Partido de Derecha con el Partido “Vía Letona”. Ahora tienen en la Dieta la ventaja de un escaño. Su rival de hace poco: el partido “Tiempos Nuevos” de Repse se vio privado de la posición liderante, perdiendo muchos de sus votos y sus ambiciones políticas de antaño. Ahora sus miembros difícilmente podrán esperar desempeñar primeros papeles en la formación del futuro gabinete de ministros.

Las recientes elecciones han dado una sola noticia bomba. El “Centro de Concordia” para el que ya dos semanas antes de las elecciones los sociólogos no les podían garantizar la superación de la barrera del 5 por ciento, anularon con facilidad el 14,5%, pasado a ocupar el honrado cuarto lugar, siguiendo el trío de los líderes. Cabe señalar que el éxito de “Concordia” fue predeterminado por una fuerte campaña electoral, el carácter social de su programa y el hecho de que en su lista figurasen políticos populares entre la población rusa (y no sólo ésta).

Es de señalar en general que en Letonia hasta ahora las votaciones se efectúan según principios étnicos, cuando cada categoría de electores aprueba sólo a “los suyos”. En este caso el porcentaje de los electores que votaron a favor de los partidos “rusohablantes” ha crecido poco en cuatro años (aproximadamente en 1,5-2%) lo cual puede haber debido no tanto a la participación de electores letones como al paulatino proceso de naturalización de ciudadanos rusohablantes.

El éxito de la “Concordia” redundó en que la asociación “Za PCHEL” recibiera un golpe duro. Este movimiento político, otrora influyente, que ambicionaba ser la única fuerza que representara los intereses de toda la población rusohablante de Letonia, primero perdió a muchos políticos influyentes del partido “Concordia Popular” y del Partido Socialista y a fin de cuentas se vio privado de confianza por parte de una considerable parte de los electores. Este movimiento apenas logró superar la barrera del 5 por ciento y ahora disponen en la Dieta de una modesta representación de seis diputados.

Los líderes de la “Za PCHEL” (“Por derechos del hombre en Letonia unida”) atribuyen su derrota a las intrigas de sus rivales políticos y a la campaña masiva de éstos en el primer Canal Báltico de televisión, olvidándose de que ellos mismos tenían “carta blanca” en los más importantes periódicos letones que se editan en ruso. Entre sus candidatos a diputados figuraban muchos periodistas populares de la prensa rusa de Letonia.

____________________

Alexander Vasiliev, director del “Foro Báltico”, miembro del Consejo de Expertos de RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Retos médicos

Ante el envejecimiento de la población parece que debe aumentar el número de médicos

Los pensamientos perfectos

Los campos de sangre y lágrimas proliferan por doquier parte del mundo

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris