Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Muy mal se nos tenía que dar   -   Sección:  

Una selección de Pajares y Esteso

Jorge Dargel
Jorge Dargel
viernes, 13 de octubre de 2006, 01:39 h (CET)
Suecia dos, España cero. Sinceramente, ni vi el partido. La selección de fútbol no apasiona, no crea interés, ni sobre todo, ilusión. Con esta derrota, más el ridículo ofrecido en Irlanda del Norte, el primer puesto para la clasificación para el Europeo de Suiza y Austria, se pone casi imposible. Después de fracaso del pasado Mundial de Alemania, el equipo nacional no levanta cabeza.

Se pueden buscar muchas causas de esta desastrosa racha de resultados, pero quizás, la principal sea que no valemos para competir como combinado nacional en ningún campeonato. Cuando llega el momento decisivo, los internacionales no son capaces de superar ese miedo, que les puede, terminando por doblegarse ante su rival, llámese Francia, Corea del Sur, Italia, Yugoslavia, Bélgica... No es por pensar mal, pero, todos los jugadores que son convocados por su país, ¿de verdad sienten los colores que visten? No sé si será éste un motivo del flojo rendimiento de nuestro equipo, pero de verdad creo, que los internacionales piensan más en su club, al cuál se dedican en cuerpo y alma.

Siempre se repite la misma historia, España va a por todas... Esta vez sí... Somos uno de los favoritos... Sin embargo, el devenir es el mismo una y otra vez. No nos engañemos más, no nos ilusionemos más, nunca lograremos nada importante en el fúbol. No podemos comparar selecciones como las de baloncesto, balonmano, fútbol sala, waterpolo, etc., con la del balompié. Sin embargo, se sigue dando más coba a un equipo nacional de fútbol, que consiguió una Eurocopa en 1964 contra la URSS con el gol de Marcelino, pero que no sido capaz de repetir tal hazaña nunca más. Las estadísticas y las marcas están para romperlas, pero en este caso, son más fuertes que la calidad de unos jugadores que por si solos, están entre los mejores del mundo, pero cuando comparten una misma camiseta con el escudo de su nación, no dan el rendimiento que se espera de ellos.

Realmente, ¿somos una de las potencias de cantera del fútbol mundial? Pienso que sí. Con una de las mejores fábricas de futbolistas somos incapaces de conseguir nada con la absoluta. Es justo decir, que esas jóvenes promesas, que no paran de ganar títulos, muchas de ellas, se quedan por el camino. ¿De quién es la culpa? De los propios clubes que dan más confianza a jugadores del extranjero, de dudosa calidad, antes que los de la ‘casa’. ¿Ganamos Copas de Europa, Copas de la UEFA... por los extranjeros que militan en los equipos españoles? Con sinceridad, creo que esto es un hecho.

Sin embargo, no sólo tienen la culpa de esta situación los jugadores y los clubes. Los dirigentes de nuestro “fúrbol” dejan mucho que desear, partiendo del ‘amiguismo’ concentrado en las altas esferas. El inmovilismo parece ser una enfermedad contagiosa hasta cotas tan importantes como la del seleccionador nacional. Llegar a la selección parece ser un ‘extra fijo’ para las nóminas de algunos, sin valorar si se están haciendo bien o mal las cosas. Un entrenador, el cual está más preocupado por su particular guerra con el mundo, incluido los medios de comunicación, ya no distingue la realidad de la ficción. Señores, estamos haciendo el ridículo en esta fase de clasificación para el próximo Campeonato de Europa. Hay que saber decir basta y saber cuándo le llega a uno el momento de decir adiós. Joaquín no estaba desencaminado (pero pienso que con pocas formas), “la selección es un despelote”. Pues sí, parecemos una película de los años 90 de Pajares y Esteso, salvando las diferencias. Existe un director que tiene un buen plantel de actores, pero que no sabe cómo sacar lo mejor de ellos, con un buen arranque, pero que va perdiendo fuelle a medida que pasan los minutos. Finalmente, el argumento es pobre, lo que hace que nunca optemos por un `Oscar´. Así, que si queremos ver éxitos, tendremos que ver películas extranjeras.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris