Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

De las amables “verdades” a las incómodas dudas

Reflexión sobre una triste causa
Luis del Palacio
viernes, 14 de marzo de 2014, 07:15 h (CET)
A veces uno preferiría, de verdad, hacer columnas dóricas, aunque fueran pintadas, a contribuir con pedruscos apenas tallados al edificio desproporcionado, absurdo y sin sentido –y lo que es peor: feo, muy feo- que se ha construido en torno a una fecha que todos recordamos con dolor: el 11 de marzo de 2004.

Repasando mucho de lo que se ha dicho y escrito –y a pesar de que me cuelguen el sambenito, cuento con ello- hay algo que no convence en toda esta historia: ¿Por qué lo “políticamente correcto” es dar por buena una decisión judicial cuando en muchos otros casos lo que dicen, hacen y deciden los jueces se cuestiona? La llamada “verdad judicial” ¿tiene que ser forzosamente la VERDAD? Quizá, si; pero ¿podría ser que no?...

Está claro, una vez más, que se trata más de una cuestión de fe –de fe cargada de ideología- que de datos objetivos. Es más: sí existen ciertos datos objetivos (como el absurdo desguace de los trenes donde se pusieron las bombas o que en el juicio se desestimaran determinadas “pruebas” por mostrar demasiados signos de haber sido adulteradas) que invitan a una duda razonable. Muchos ciudadanos que nada tenemos que ver con ideologías ultras o posturas maximalistas debemos reclamar nuestro derecho a dudar (faltaría más) sin que se nos acuse de “conspiranoicos” y otros calificativos que sólo pretenden cerrar bocas, acallar conciencias y hacer tabla rasa.

Una vez más se ha puesto de manifiesto lo cierto de aquello que dijo el filósofo George de Santayana: “El hombre puede disfrutar de un paseo en solitario por el bosque; pero detesta estar solo en sus opiniones”.

Nos imponen que vivamos en un corral donde todos hemos de decir “beee” al unísono. Si no lo aceptamos, vendrán raudos a ponernos una etiqueta: “facha”, retrógrado, “conspiranoico”, recalcitrante etc. ¡Qué pena!.

Parece que la democracia oficial que vivimos no corre a la par con los comportamientos democráticos. Queda muy bien hablar del “imperio de la ley” y del “Estado de derecho”, pero mientras sigamos tirándonos los trastos a la cabeza y renunciemos a ir al fondo de las cosas, seguiremos siendo un pueblo maniqueo con resabios cainitas.

Da mucha pena todo lo que a salido a raíz de la conmemoración de aquel asesinato masivo. Ha salido a relucir lo peor de cada casa.

Hay que huir del pensamiento único y reivindicar el derecho a la duda; la duda razonable y constructiva que sólo aspira a una cosa: hallar la verdad.
Comentarios
M.L.Breton 16/mar/14    10:34 h.
luis del palacio 14/mar/14    19:08 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris