Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica literaria   -   Sección:   Libros

'Esquizofrénicas o La balada de la lámpara azul', de Leopoldo María Panero

Gabriel Ruiz-Ortega
Gabriel Ruiz-Ortega
domingo, 15 de abril de 2007, 09:17 h (CET)
No es fácil acercarse a la obra de este poeta de por sí legendario. Hoy en día, Leopoldo María Panero es una de las voces poéticas más importantes en lengua castellana. Por ello, no es gratuito que sea una figura de culto, que su poesía esté siendo cada vez más frecuentada por vates iberos y latinoamericanos. Y a este reconocimiento libresco se suma lo referencial que cada día inspira su vida como tal. Se ha llegado al punto en el que es imposible disociar vida y obra en él y así comprender el alcance de su figura hoy en día.

En esta entrega vemos a un poeta que muta de estado para asumir voces que encierran las múltiples facetas que su mundo vesánico encierra; vemos el cambio de piel lírico que va de la heterosexualidad a la homosexualidad, del ser hijo a ser padre, de lo filial a lo incestuoso, de la cordura al desvarío de las drogas. En suma, un encadenado canto al Yo que refulgen en imágenes secas, en juegos espaciales con las páginas premunidas de ludismo, en constante guiño al lector al acercarnos a escritores admirados que no vendría a ser otra cosa que un homenaje solapado con quienes se siente Panero identificado.

Esquizofrénicas...es también un corpus temático que rinde honra al oficio poético –si es que nos atrevemos a llamarlo así-, en casi todos los poemas descansa como leit motiv la experiencia de la creación misma, prácticamente es la entrega por la creación la que mueve esta confesión extrema, puesto que si se quiere caracterizar este libro con alguna palabra que lo englobe, esta sería la del desborde, la ausencia de temor al momento de exhibir la grandeza de su supuesta miseria.

Y como en todos sus poemarios anteriores, este último no escapa a la estela de la que siempre ha formado parte: la tradición poética francesa, muy enraizada en la deuda con la tradición de los malditos y la del surrealismo. En esquizofrénicas...viajamos hacia el meollo de un acerbo -que por desgracia está siendo seguido como moda o posería- del cual el poeta escoge para transfigurarlo bajo la férula de su mirada que descansa en el refocilamiento del mal, a secas.

Un grito desgarrado hecho poesía, una conciencia que no tiene que rendirle cuentas a nadie, una actitud de vida solo para verla, no imitarla. Una voz honesta que se recicla y supera cada vez más.

Que la imprescindible lectura de este poemario anime a los advenedizos seguidores de Panero a beber de su voz y no conformarse con la mimética conducta de intentar ser como él. Aún hay mucho por escudriñar en este gran mefistofélico autor.

Noticias relacionadas

El agudo análisis de Caballero Bonald sobre103 personajes del mundo cultural del siglo XX

Crítica de la obra 'Examen de ingenios'

La parada de tu mirada

Un poema de Esther Videgain

Dolor

Cuentos de sor Consuelo

Conociendo a … Álvaro Merino

Entrevista a Álvaro Merino

El desamor a nuestros yos

Un poema de Esther Videgain
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris