Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   España   Cultura   -   Sección:   Opinión

Escultura y memoria

Lo sublime de nuestro arte y lo trágico de nuestra historia se dan cita en un monumento desconocido
Carlos Salas González
miércoles, 12 de marzo de 2014, 08:15 h (CET)
El Panteón de Hombres Ilustres es una de esas joyas ignoradas de nuestro patrimonio histórico y artístico. Se halla en Madrid, junto a la estación de Atocha. Esto significa que miles de almas pasan a diario junto a él, pero apenas nadie se decide a visitarlo. Y es que son muy pocos los que saben de su existencia y del magnífico legado que custodia.

Se trata de un atractivo conjunto arquitectónico de estilo neobizantino. Dos cúpulas y un campanile conforman su característico perfil. Pero es en su interior donde el visitante descubrirá su más preciado tesoro. Lo componen seis conjuntos escultóricos con función de sepulcros. Tres de ellos llevan la firma de Benlliure, el más versátil y sobresaliente escultor español de todos los tiempos. Como no podía ser de otro modo, nos hallamos ante auténticas obras maestras de la escultura funeraria. En el de Canalejas, compuesto por cuatro figuras y una quinta en relieve, el maestro valenciano da toda una lección de audacia compositiva y de pericia en la representación del movimiento. En el de Dato, de factura más sencilla, combina con brillantez el mármol y el bronce, generando un elegante bicromatismo. Y en el de Sagasta, el primero que encontramos al entrar al edificio, se revela como heredero del francés Girardon y su tumba del cardenal Richelieu, eso sí, sin dejar de ser fiel a su propio estilo.

No obstante, el más espectacular mausoleo allí presente quizá sea el realizado por Agustí Querol para albergar el cuerpo de Cánovas. Se trata de una cascada de mármol en la que podemos admirar un formidable repertorio escultórico que va desde el bajorrelieve -incluso en su versión más extrema del "schiacciato"- hasta las figuras exentas. Un séptimo monumento, con forma de templete y rematado por una alegoría de la libertad, se erige en el claustro. En él reposan los restos de otros personajes insignes, entre los que destacan el desamortizador Mendizábal y el orador Argüelles.

Llama la atención, al repasar las biografías de los difuntos que allí descansan, la terrible nómina de altos mandatarios asesinados en la España de la Restauración. Sin ir más lejos, de entre los homenajeados en el Panteón que llegaron a ostentar la presidencia del gobierno, sólo Sagasta murió alejado de las pistolas anarquistas. Un ejemplo más de la historia trágica de este país nuestro que a veces sólo parece redimirse con la grandeza de artistas como los aquí citados. Sin embargo hoy, un siglo después y a unos pocos pasos de aquel lugar, el cilindro de cristal que recuerda a las víctimas de los atentados de Atocha, de los que ahora se cumple una década, es buen ejemplo de un tiempo artísticamente aséptico. Porque seguimos teniendo la tragedia, pero ya no nos queda ni el arte.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris