Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Valenciano y Gabilondo, desmemoriados y rencorosos, desbarran

“El resentimiento es como tomar veneno esperando que la otra persona muera”, Carrie Fisher
Miguel Massanet
martes, 11 de marzo de 2014, 07:53 h (CET)
Hay quien entiende que sus ideas les vienen directamente de la ciencia infusa y, por tanto, son incapaces de aceptar que puedan estar equivocados. Entre este tipo de personas las puede haber que se lo crean de buena fe pero, por desgracia, también existen una mayoría que llevan grabados en sus ADN los genes del odio, del rencor y de la revancha, incapaces de conceder a sus adversarios el beneficio de la posibilidad de que estén acertados en sus actuaciones; la presunción de que sean personas honradas y dignas, capaces de actuar con eficiencia aunque, en ocasiones, como cualquier ser humano, puedan equivocarse. Cuando estas personas no se limitan a juzgar para sí mismos a aquellos a los que consideran sus enemigos irreconciliables, sino que exteriorizan sus sentimientos, vierten su bilis corrosiva a través de sus palabras y no dudan en apelar a cualquier falsedad, media verdad, injuria o calumnia, para conseguir perjudicar a aquellos sobre los que vierten directamente su odio; entonces tenemos al ejemplo de la peor especie que Dios a permitido que se instale sobre la Tierra: los torticeros vengativos y resentidos.

Estos días hemos tenido ocasión de comprobar como, una de las “joyas” del PSOE, precisamente la que ha sido elegida como cabeza de lista por su partido para las próximas elecciones para el Parlamento europeo del mes de Mayo, la señora Elena Valenciano, quien lejos de atenerse a lo que debería ser su rol como representante de la nación española en la UE, parece que ha preferido iniciar una campaña de improperios, descalificaciones, acusaciones y falsedades en contra del partido del Gobierno; no precisamente basados en datos contrastables, en evidencias demostrables o en hechos objetivamente reprobables, sino en generalidades carentes de otra base que no fuere la intención manifiesta de utilizar, demagógicamente y en sentido peyorativo, el término de “derecha” como si se tratara de un grupo de facinerosos, incompetentes y advenedizos, incapaces de hacer otra cosa que tratar de “fastidiar”, “humillar”, “empobrecer” y “perjudicar” a los ciudadanos españoles y no, un partido político, ampliamente apoyado democráticamente en las urnas por los electores para que ( vean ustedes la curiosidad de la situación) intentaran solucionar la gran debacle organizada por el gobierno socialista cesante, que había llevado a la nación a las mismas puertas de la quiebra soberana.

Para la desmemoriada señora Valenciano, la derecha ha sido la culpable de todo lo malo que ha venido ocurriendo en España durante el poco más de año y medio que viene gobernando el país. El señor Rajoy y sus ministros, para la belicosa candidata socialista, son unos monstruos “encantados “de perjudicar a los ciudadanos, “satisfechos” de que en el país haya casi 5 millones de parados y “felices” de que nuestra deuda supere los 600 mil millones de euros. Sólo que, para esta locuaz e incontinente oradora, digna imitadora de aquella famosa líder del comunismo de la preguerra civil, Dolores Ibárruri “La Pasionaria” (solo que con menos oratoria y carisma que ella), con igual mala intención y utilizando los mismos latiguillos de la más rancia escuela comunista, que tantos frutos les dio a aquellos que convirtieron el país en un caos (donde los asesinatos eran costumbre habitual entre aquellos criminales el Frente Popular); en el que todo valía con tal de perjudicar al Gobierno, atraerse a los descontentos hacia su partido y excitar a las masas a rebelarse contra el orden establecido y la voluntad de las urnas.

Lo que le ocurre a la señora Valenciano es que la memoria le falla, los recuerdos se le han borrado y sus deseos de venderse le han hecho olvidarse de que, apenas hace unos pocos años, su partido, el PSOE, liderado por el señor Rodríguez Zapatero y con el señor Rubalcaba de ministro de Interior, con ella misma formando parte de la cúpula del partido; España cayó en una crisis inmobiliaria que ellos primero negaron y luego fueron incapaces de controlar insistiendo en despilfarrar las reservas del Tesoro en campañas sociales con el único objetivo de asegurarse la permanencia en el poder. Ellos fueron los causantes de que España quedara a la cola de Europa y ellos fueron los responsables de que el caos industrial y financiero estuviera a punto de llevar a este país a la quiebra y a enfrentarse a la posibilidad de tener que ser rescatado. ¡Y ahora pretenden que, los españoles, les volvamos a dar el poder para que sigan sus políticas, aparentemente sociales y, con ello, acabemos volviendo a aquella situación que, tanto trabajo, sacrificio y renuncias nos viene costando a los españoles el salir de ella!.

Otro de los que vienen tascando el freno desde que el PP llegó al Gobierno, es este trasnochado presentador y locutor de Radio, incapaz de sonreír y abonado a su gesto de amargado crónico; al que conocemos como Iñaki Gabilondo. Su capacidad para odiar a la derecha está en razón directa a su sectarismo por la izquierda. Resulta especialmente llamativo que nos pretenda hablar de libertades, de doctrinas sociales, de lo mal que lo hacen las derechas y de sus vicios. Según él las derechas en todo “ven conspiraciones” y supuestos complots políticos. Lo cierto es que su “complicidad” con Zapatero era de todos conocida, hasta el punto de ser merecedor de sus confidencias cuando, a micrófono abierto, le confesó ( precisamente con motivo del atentado del 11M) que a ellos ( los socialistas) “les convenía que se mantuviera la tensión”; aquella misma tensión que ellos produjeron cuando, contraviniendo la Ley, en vísperas de las elecciones legislativas del 14 de marzo del 2004, salieron a las calles, atacaron las sedes del PP en varias ciudades importantes y acusaron al PP de ser el responsable del atentando por la “participación” de España en la guerra de Irak. La frase “España se merece un gobierno que no le mienta” se hizo famosa gracias a la propaganda del PSOE. Luego fueron ellos los que mintieron a los españoles.

El señor Gabilondo, a través de las ondas fue uno que más se destacó atacando al PP del señor Aznar y apoyando las revueltas de los socialistas en pro de un cambio de gobierno. La jugada les salió bien y ganó, para desgracia de España y los españoles, el que ha sido el peor presidente que hemos tenido en toda la democracia: el señor Rodríguez Zapatero. Ahora vuelve a tocar cargar contra el Gobierno por lo que, según él, no ha hecho. Sin embargo, se deja en el saco los consejos que le dio a Zapatero cuando, desde el PP, se les recordaba que la crisis se iba agrandando y que España se estaba quedando entre las naciones peor situadas para poder superarla. ¿Ahora quiere usted hacerse el salvador de la patria? ¿Acaso no reconoce que, si bien el PP ha incurrido en errores; en cuanto a ayudar a España a salir de la crisis económica y volverla a situar en la órbita de la CE, en la que se nos vuelve a considerar fiables y se aprecian los esfuerzos que hemos hechos para abandonar la zona de peligro en la que, precisamente nos situaron sus amigos los socialistas¡, la labor del equipo del señor Rajoy se puede considerar, además de ingrata, de una gran valentía política, debido a las medidas desagradables que se ha visto obligado a utilizar para sacar a España del atasco en la que estaba metida.

El tema del 11M por muchas vueltas que se le quieran dar, todos sabemos que se cerró en falso; que el señor Bermúdez quiso evitar que se investigasen temas como el de la dinamita y que, la sensación que les quedó a los españoles sobre aquel juicio, fue que, al PSOE, no le interesaba que aquella investigación durase demasiado.¿Cómo se explica que los restos de los trenes fueran retirados inmediatamente, sin que se hubiera hecho un reconocimiento exhaustivo que permitiera determinar la clase de explosivo que se utilizó? El señor Gabilondo sabrá, seguramente de primera mano, muchas de las cosas que ignoramos el resto de españoles. Pero se callará. O así es como contemplo, señores, este juego político que se traen los que nos metieron en esta crisis que padecemos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris