Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿El Rey sabe esto?

Pepe López
Redacción
jueves, 12 de octubre de 2006, 00:31 h (CET)
Según ha dicho Ibarreche, el Gobierno de España –el de Zapatero- está negociando oficialmente con Eta.

Las condiciones indispensables, puestas por Eta para cesar en sus crímenes, son: liberación de presos, anexión de Navarra a Euzkadi, y autodeterminación (independencia).

El Gobierno ha perdido los papeles ante el desenlace fatal que pudiera tener –de ser cierta- la huelga de hambre del autor de 27 asesinatos y se ha valido hasta del Obispo de San Sebastián para que el criminal cesara en su actitud. Lo sorprendente es que haya estado ¡dos meses! sin comer.

La indignación que le han producido a Mayor Oreja las prisas para que cese en su actitud el terrorista (el que disfrutaba viendo en los funerales las caras desencajadas de los familiares) le ha llevado a decir que “no comprende cómo este tío negocia con el Gobierno de España”.

Entre las concesiones que el Gobierno está haciendo en el “proceso de paz” está la orden al Ministerio Fiscal para que estudie una revisión general de las penas impuestas a los etarras.

El estadio del Barcelona fue testigo de un partido “internacional” de fútbol entre las “selecciones” de Cataluña y Euzkadi, con profusión de banderas separatistas y republicanas y gritos de apología del terrorismo que fueron contemplados –según un editorial de ABC- entre risas y aplausos de Ibarreche y Maragall.

El Estatuto catalán aprobado “por todos los partidos progresistas” y el que Zapatero está dispuesto a conceder al pueblo vasco-navarro, implican la existencia de dos naciones distintas de la española, lo que supone una federación de Estados. (La Nación reclama el Estado)

Cuando se culmine todo este proceso subrepticia y malvadamente constituyente, es posible que España se reduzca a los territorios de Castilla-León y Madrid y España se convertirá en la Nación de Naciones que propugna Zapatero.

Ante tal situación, que inexorablemente se ve venir, el Rey ya no será el Rey de España sino de territorios muy limitados y el resto tendrá un régimen republicano.

Hace tres días han sido recibidos en el Congreso los supervivientes de aquellas Brigadas Internacionales, que convenientemente diezmadas por el “Carnicero de Albacete” André Marty, vinieron a España para implantar “los valores socialistas, comunistas y anarquistas”, según dijo el dirigente del Partido Comunista que terminó su arenga con un ¡Viva la República!

Me tranquilizaría saber que el Rey conoce todas estas cosas, que es consciente de su gravedad y que podemos confiar en el poder arbitral que le concede la Constitución para que España no desaparezca.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris