Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Me gustan la letra y la música de VOX, falta que se escuche con fuerza

“En asuntos de gran importancia, la confianza suele venir muy lenta”, Ovidio
Miguel Massanet
lunes, 10 de marzo de 2014, 07:45 h (CET)
El sábado tuvo lugar, en Madrid, la primera asamblea general extraordinaria a la que, al parecer y según la prensa, asistieron un millar de los 3.000 socios con los que ya cuenta la nueva formación política VOX. En ella se eligió la primera dirección, eso sí con carácter provisional, de la que salió el señor Vidal Cuadras como presidente y el señor Abascal (uno de los fundadores) como secretario general amén de otros cargos entre los que figura el otro fundador, José Antonio Ortega Lara.

Esta nueva formación política en la que la mayoría de sus componentes formaron, con anterioridad, parte del PP, nace con vocación de ajustarse a lo que han venido siendo los principios básicos y el ideario político que constituyeron los pilares fundamentales de la Alianza Popular que fundó el señor Fraga Iribarne; algo que, al parecer, la nueva ejecutiva del actual PP no parece dispuesta a ajustarse; no sabemos si debido a una falsa creencia de que ya están anticuados y es preciso actualizarlos asumiendo nuevos idearios menos contundentes o si es porque temen que, sostener la defensa de las víctimas de ETA, aplicar una ley antiaborto o meterse con los homosexuales, les va a reportar un desgaste de votos al que no están dispuestos a someterse. Lo malo de esta postura adoptada por los populares de Rajoy, es que ya, antes de haber entrado en periodo electoral, el número de deserciones ya ha superado las previsiones más pesimistas.

Aparte de las palabras de ánimo, de compromiso, de las promesas típicas de cada formación política que se estrena; algunas de las cosas que se han dicho en los discursos de señor Vidal Cuadras o Abascal; a muchos desengañados de la deriva del PP nos han sonado a agua de Mayo. Es cierto que todavía es pronto para poder augurar cual va a ser el resultado de esta nueva formación política y es de esperar que v a tener que afrontar la descalificación y el ninguneo de las huestes del señor Rajoy, que van a apelar al voto útil, a la necesidad de la unidad y a toda esta serie de recursos de los que se ha valido el bipartidismo para mantenerse en el candelero; de tal modo que, desde que se restableció la democracia, han sido sólo dos partidos los que se han venido alternando en la gobernanza de la nación.

Sin embargo no parece que, en las elecciones del año 2016, el panorama político en España se siga manteniendo como hasta ahora. Es evidente que el desgaste del partido en el Gobierno ha sido importante y lo cierto es que, para recuperar la confianza de unos electores que han perdido la fe en los políticos, en poco más de un año y medio que resta hasta la celebración de los próximos comicios, va a resultarles muy complicado aunque, como parece, la recuperación económica empiece a repuntar. El PSOE se encuentra todavía en peores condiciones debido a que, el señor Rubalcaba, ha quedado desgastado, desacreditado y, aparentemente, poco valorado por los votantes de su propio partido. La bajada vertiginosa que las sucesivas encuestas sobre la intención de voto de los españoles, reflejan una situación prácticamente inédita en nuestra democracia. Ni el PP ni el PSOE parecen estar en condiciones de poder gobernar sin la ayuda de otros partidos y en ello reside el papel que pueden llegar a desempeñar las formaciones emergentes, como es el caso de la UPyD de la señora Rosa Diez o de esta nueva formación de derechas, VOX.

En el caso del PSOE se produce una situación más complicada, ya que la deriva que le viene imprimiendo Rubalcaba a su partido parece que pretende arrebatarle votantes a la IU de Cayo Lara, una formación que, hasta ahora, se ha beneficiado del desgaste sufrido por el PSOE como consecuencia de su desastrosa etapa de gobierno bajo la batuta del señor Rodríguez Zapatero. No sería raro que IU pudiera igualar o superar a los socialistas si llegan a los próximos comicios manteniendo su tasa de crecimiento. Todo ello nos inclina a pensar que, fuere quien fuere el virtual ganador en las próximas legislativas, va a necesitar el apoyo de otros partidos para poder gobernar. Aquí es donde van a entrar en juego los partidos que consigan buenos resultados y que se encuentren en condiciones de actuar como partidos bisagras, como vulgarmente son conocidos.

¿Podrá VOX de aquí a un año y medio estar en condiciones de atraer el voto de la derecha o el centro derecha? Aquí está la incógnita que se nos presenta y las dudas que nos asalten respecto a dicha bisoña formación. Es cierto que, en un corto espacio de tiempo, ha logrado reunir a 3.000 afiliados, pero nos queda por ver si logran convencer a más pesos pesados de la política que les ayuden a ir aumentando la afiliación y los simpatizantes que van a precisar para conseguir el número de diputados suficientes, que los puedan situar en condiciones de poder concertar coaliciones que les permitan formar parte del gobierno de la nación. Sin duda una aventura complicada, porque el electorado ha quedado muy escarmentado de la clase política y la abstención (probablemente lo veamos en las votaciones europeas) es muy posible que sea muy alta si las cosas no cambian radicalmente, de aquí a las nuevas elecciones.

En todo caso, para los que nos consideramos de derechas, que queremos que España mantenga su unidad, que no aceptamos el desmoronamiento moral y ético que nos han traído los socialistas y que asistimos estupefactos a las cesiones del gobierno del PP ante desafíos tan evidentes como es el del Gobern catalán o el de partidos como Bildu; a cesiones como las que hemos contemplado en casos de etarras, a los que se les han concedido beneficios que han causado la indignación de las víctimas del terrorismo y de todos los españoles; a consentir, sin inmutarse, que en Catalunya se hayan incumplido sistemáticamente las sentencias de los tribunales de Justicia o a estar negociando conceder créditos y nuevas aportaciones económicas a una autonomía que ha dicho, por activa y por pasiva, que su aspiración a ser independientes de España no tiene vuelta de hoja; nos ilusiona la posibilidad de que entre en la liza electoral un partido libre de los vicios y corruptelas de quines se han repartido el poder hasta ahora.

Nos reconforta, señores, volver a escuchar vivas a España; conocer que la intención de VOX es la de reformar la Constitución para asegurar la unidad de la nación y acabar con la lacra de las autonomías; establecer la separación clara de poderes; disminuir el gigantismo del Estado (Vidal Cuadras lo compara a un elefante) para reducir el exagerado coste que ello representa y que obliga a los españoles a que tengamos que trabajar 6 meses para sostenerlo y, especialmente, que nos hablen de que las bases serán escuchadas (no oídas) y que habrá elecciones primarias para escoger a los dirigentes de la formación; que hay que “elevarse a la altura de España” y no “rebajar a España a la altura de aquellos que ni la entienden ni la merecen”. Si, señores, puede que estemos sólo al principio, pero esta melodía que nos canta VOX hacía mucho tiempo que, los que nos consideramos españoles, estábamos esperando escucharla otra vez.

Quizá las europeas no nos den todavía la talla de VOX si no consigue aliarse con otra formación pero, el trabajo de proselitismo que vayan desarrollando hasta las elecciones del 2016, nos va a dar la medida del potencial de esta formación. O así es, señores, como vemos con optimismo el nacer de este partido.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris