Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Conflicto georgiano-osetio

RIA Novosti
Redacción
miércoles, 11 de octubre de 2006, 03:03 h (CET)
Osetia pasó a formar parte del Imperio Ruso en 1774. En el primer tercio del siglo XIX, el Gobierno de Rusia implantó el orden administrativo, conforme al cual Georgia y las comunidades de Osetia del Sur se sometieron a la administración general de Transcaucasia, mientras que las del Norte (situadas en la pendiente norte del Cáucaso) fueron puestas bajo el control de la administración militar norcaucasiana, lo que más tarde quedó refrendado en la organización administrativa de la URSS.

Antes de desintegrarse la URSS, la República Socialista Autónoma de Osetia del Norte con la capital en Ordzhonikidze (hoy Vladikavkaz) formaba parte de la Federación de Rusia, y la Región Autónoma de Osetia del Sur con la capital en Tsjinvali, de la República Socialista Soviética de Georgia.

Desde 1989 Osetia del Sur decidió independizarse de Georgia. A finales de 1989 las autoridades georgianas introdujeron unidades del Ministerio del Interior de Georgia en Tsjinvali. En respuesta, los osetios crearon estructuras armadas propias: la guardia nacional. Entre las unidades georgianas y osetias se produjeron combates. Aparecieron los grupos armados no controlados.

El 20 de septiembre de 1990 el Soviet de Diputados Populares de la Región Autónoma de Osetia del Sur aprobó la declaración proclamando “la independencia de la República de Osetia del Sur”. La dirección de Georgia no reconoció a la República y en 1990-1991 emprendió operaciones militares con el uso de armamento pesado, causando innumerables víctimas humanas y un torrente de miles de refugiados (mayormente, osetios del sur).

En enero de 1992 en Osetia del Sur se realizó el referéndum, y la mayoría de sus habitantes apoyaron la idea de la independencia. El conflicto entre Georgia y Osetia del Sur se vio congelado después de firmados el 14 de junio de 1992 los acuerdos de Dagomys e introducidas en julio de 1992 las fuerzas ruso-georgiano-osetias de paz en la zona del conflicto.
El 4 de julio de 1992 fue constituida la Comisión Mixta de Control encargada de arreglar el conflicto georgiano-osetio, integrada de representantes de Rusia, Georgia, Osetia del Norte y Osetia del Sur.

Hasta hoy en día sigue siendo indefinido el estatus político de Osetia del Sur. La dirección de la República de Osetia del Sur corre a cargo de su presidente Eduard Kokoity (elegido en diciembre de 2001). El Tbilisi oficial considera Osetia del Sur como región de Tsjinvali de Georgia, pero de hecho no ejerce control sobre ésta.

El 16 de mayo de 1996, en el Kremlin, fue firmado el Memorándum “De las medidas de seguridad y fortalecimiento de la confianza mutua entre las partes involucradas en el conflicto georgiano-osetio”. En virtud de ese documento, las partes se negaron, en pie de reciprocidad, a ejercer presiones políticas, económicas y de otra índole.

El conflicto se vio agravado después de llegado al poder en Georgia Mijaíl Saakashvili, elegido presidente del país en noviembre de 2004.

El 26 de enero de 2005 en la reunión de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) en Estrasburgo, Mijaíl Saakashvili adelantó las iniciativas de paz con respecto a Osetia del Sur, ofreciéndole amplio estatus de autonomía en la composición del Estado georgiano. En respuesta, Eduard Kokoity declaró que “desde hace mucho Osetia del Sur es una república independiente” y ni hablar se puede de crear un Estado único con Georgia.

Al intervenir el 11 de marzo de 2005 en una reunión informativa Mijaíl Saakashvili dijo que no iba a esperar largamente la respuesta de Tsjinvali a las iniciativas de paz de Georgia. “La Región de Tsjinvali y Abjasia (otra república secesionista en el territorio de Georgia) son un territorio poblado de nuestra gente que se llama Georgia y jamás tendrá otro nombre”.

Los días 16 y 17 de marzo de 2005 en el encuentro celebrado en Moscú los copresidentes de la Comisión Mixta de Control encargada de arreglar el conflicto georgiano-osetio examinaron lo relativo a desmilitarizar la zona de conflicto en el marco de los acuerdos logrados en noviembre de 2004, en Sochi. A las labores de la reunión asistieron delegaciones de Rusia, Georgia, Osetia del Norte, Alania y Osetia del Sur.

Los días 20 y 21 de junio de 2005 la citada Comisión realizó en Moscú una reunión extraordinaria en que las partes habían de firmar un protocolo de colaboración de los órganos de orden público en la zona del conflicto. Sin embargo, fue firmado solamente el protocolo de crear los grupos encargados de investigar los accidentes registrados en la zona del conflicto georgiano-osetio el 29 de mayo y el 6 de junio (asesinato de 4 militares osetios y un georgiano, y la desaparición de 4 georgianos).

El 8 de diciembre de 2005 tuvo lugar la reunión extraordinaria de la Comisión antes mencionada con motivo del brusco agravamiento de la situación en la zona del conflicto georgiano-osetio.

El 15 de febrero de 2006 el parlamento georgiano aprobó la disposición estipulando el cese de la operación pacificadora en la zona del conflicto. En ese documento las acciones de Rusia en el área se calificaron de “intervención”.

El mando militar de Rusia declaró que las fuerzas de paz podrían abandonar la región solamente de común acuerdo de las partes en conflicto. La dirección de Osetia del Sur se manifestó categóricamente contra la retirada de las fuerzas de paz de Rusia.

El 31 de mayo de 2006 se llevó a cabo el reemplazo de las tropas rusas que formaban parte de las Fuerzas Mixtas encargadas de mantener la paz en la zona del conflicto georgiano-osetio. El reemplazo de tropas se realizaba por el túnel Rokski no sujeto al control de Georgia. El Tbilisi oficial tildó de desafío esas acciones de la parte rusa, habiendo declarado que con pretexto de reemplazo, Rusia introducía unidades complementarias en la región.

El 16 de julio de 2006 la policía georgiana detuvo un coche en que iban los dirigentes de la Comisión Mixta encargada de arreglar el conflicto georgiano-osetio. Ellos fueron registrados y por varias horas confiscadas sus pertenencias. A causa de este accidente, se decidió aplazar la reunión.

El 18 de julio de 2006 el parlamento de Georgia dispuso evacuar inmediatamente las fuerzas de paz rusas del territorio del país.

El 27 de septiembre de 2006 los servicios secretos georgianos detuvieron a cuatro oficiales rusos que trabajaban en el Grupo de tropas rusas emplazado en la Transcaucasia. Los militares detenidos fueron acusados de espionaje. Rusia calificó de provocación ese acto. El embajador de Rusia fue revocado de Tbilisi a Moscú para efectuar consultas; fueron evacuados funcionarios de la embajada. El presidente de Rusia, Vladímir Putin, consideró las acciones de la dirección georgiana como acto de terrorismo estatal acompañado del secuestro de rehenes.

El 3 de octubre de 2006 Georgia entregó a los oficiales rusos a representantes de la OSCE que, a su vez, los entregaron a representantes de la Federación Rusa.

El 4 de octubre, al intervenir en la reunión de PACE en Estrasburgo, el Jefe de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, declaró:”Lo que sucede con respecto a los conflictos en Osetia del Sur y Abjasia, las provocaciones permanentes contra nuestros pacificadores e insultos dirigidos a Rusia tachada de “ocupante” e incluso empleando palabras más groseras, apuntan a crear un motivo para arreglar esos conflictos por fuerza”.

Rusia no cederá ante las provocaciones del régimen Saakashvili, declaró Lavrov y llamó a PACE a prestar oído a lo dicho por el Ministro de Defensa de Georgia, Irakli Okruashvili.

“Hace poco el titular de Defensa de Georgia dio a conocer su propósito de celebrar las fiestas de Año Nuevo en Tsjinvali, en Osetia del Sur”, manifestó el ministro ruso desde la tribuna de PACE. Podrá hacerlo solamente “al desatar la guerra contra Osetia del Sur”, recalcó Serguei Lavrov.

El jefe de Osetia del Sur, Eduard Kokoity, estima que los dobles estándares de la comunidad mundial ponen obstáculos a la cancelación del conflicto georgiano-abjasio. “Hace mucho podríamos solucionar todos los problemas, nuestras repúblicas serían reconocidas si no fuere por los dobles estándares de la comunidad internacional”, dijo a periodistas.

Kokoity tiene en gran estima las acciones de las fuerzas de paz rusas y cree que ellas no abandonarán Abjasia ni Osetia del Sur antes de ser arreglados por completo los conflictos existentes. Al referirse a la política de la actual dirección de Georgia, Kokoity la calificó de “política de confrontación y desplazamiento de Rusia de la Transcaucasia”. “Nadie nunca logrará desplazar a Rusia de la Transcaucasia”, recalcó.

Todos estos acontecimientos tienen lugar en vísperas de las elecciones presidenciales fijadas para el 12 de noviembre en la República no reconocida de Osetia del Sur y el referéndum sobre la independencia. En el análogo referéndum de 1992 más del 98% de votantes se manifestaron a favor de la independencia de su república.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris