Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Tiempos modernos   -   Sección:   Opinión

El alto techo de la vivienda

Mar Berenguer

miércoles, 11 de octubre de 2006, 03:01 h (CET)
La vivienda en España se ha revalorizado el 130 por ciento desde 1997, con lo que ya ha batido el encarecimiento máximo registrado durante el anterior ciclo alcista del mercado inmobiliario, entre 1985 y 1990.

Con la subida de los tipos de interés, parece que el tan esperado punto de inflexión de la burbuja inmobiliaria ha llegado a su fin. Pero esto no es la panacea: si la vivienda baja, ni remotamente lo hará en justa proporción al ritmo con el que ha subido en los últimos cinco años; más bien, lo que se producirá es una leve ralentización del proceso a costa de subir las hipotecas de quienes se hayan embarcado en esta gran aventura del tipo variable, es decir, casi un noventa por cien de las hipotecas en nuestro país, que verán incrementada su deuda en unos 1200 euros anuales. La morosidad por el momento se contiene, pero disponer de esta cantidad, para quien a día de hoy se encuentra ya con el cinturón apretado hasta el último agujero será, cuanto menos, misión imposible e insostenible a medio plazo. Los inmuebles adjudicados por créditos fallidos pronto regresarán al mercado, creciendo así la cartera de viviendas disponibles.

Pero pasará esta tormenta y cuando nos situemos en tipos estables en torno al 4 por ciento y un crecimiento desacelerado del precio de los inmuebles que en términos reales suponga una distancia menos abismal respecto de nuestro poder adquisitivo real, entonces, sí que será el momento de comprar, si bien las “gangas” dejaron de existir en los 80. En 2008, el comprador, por primera vez en años, tendrá la posibilidad de pensárselo dos y tres veces e incluso hacer contraofertas de unos pocos de los antiguos millones por debajo del precio inicial de venta antes de darle el “si quiero” al banco para los próximos 30 o 40 años. También es posible que en sitios como Madrid o Barcelona, dejen de tratar al españolito de a pie como un indigno pobretón, delincuente y mileurista vocacional cada vez que pregunta a los cuatreros de ciertas inmobiliarias por minúsculos pisos de menos de 360 mil euros o pretende alquilar un inmundo cuchitril por poco más de 600.

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris