Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Estado, Iglesia y dinero

Carlos Moreda de Lecea (Logroño)
Redacción
miércoles, 11 de octubre de 2006, 03:03 h (CET)
A pesar de la discreción de las conversaciones, era esperado el reciente acuerdo entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal para la financiación de la Iglesia que actualiza el porcentaje de asignación tributaria: del 0,5239 al 0,7% en el IPRF desde 2007. Este incremento, del 34%, no es exagerado si se tiene en cuenta que la Iglesia sostiene, desde que lo decidió unilateralmente el gobierno de Felipe González, que el ratio 0,52% estaba erróneamente calculado (en Italia es 0,8); por este incremento, desaparece el complemento presupuestario y la Iglesia renuncia a la exención del IVA. El acuerdo debe ratificarse en el Parlamento en el proyecto de ley de Presupuestos Generales para 2007.

Ayudar a la financiación de la Iglesia es un hecho común en el mundo occidental. En nuestro caso, se cumple un tratado internacional entre el Estado español y el Vaticano, aprobado por unanimidad en el Parlamento, y que, históricamente, nació como reparación a la injusta expropiación que sufrió la Iglesia en sus bienes. También, así se lleva a la práctica el artículo 16 de la Constitución que reconoce a los españoles el derecho de libertad religiosa -la religión católica como un bien social positivo- y, por tanto, el deber de dotar ese derecho para que los ciudadanos puedan ejercerlo; de modo parecido a como se financian partidos políticos o sindicatos para poder ejercer la libertad política o sindical.

El gobierno no regala dinero a la Iglesia. La Iglesia no tiene privilegios fiscales y no paga el IBI o el Impuesto de Sucesiones porque goza de un régimen fiscal similar a una fundación. Se mantiene el principio de voluntariedad del contribuyente. Los fondos públicos pertenecen a los ciudadanos y no a los gobiernos, que son sus gestores; el Estado es un mero trasmisor de la voluntad de los contribuyentes, católicos o no, y los canaliza a donde éstos deciden. Por el nuevo modelo se entrega directamente a la Iglesia 140 millones de euros (4.500 recibe en Alemania), una cantidad muy inferior a los desembolsos del Estado a partidos políticos o sindicatos. Este ingreso cubre un 25% de las necesidades del culto y clero de la Iglesia, pues la parte principal de sus ingresos procede de colectas, suscripciones y aportaciones de fieles.

También, algunas de entidades eclesiales reciben subvenciones de entidades públicas para gastos concretos, que interesan a ambas partes: por ejemplo restaurar edificios del Patrimonio Artístico, o el pago de servicios religiosos en hospitales, cuarteles o centros penitenciarios.

Muchos ciudadanos demandan sus servicios a la Iglesia. Mas de 285.000 niños se bautizan al año, 160.000 novios se casan en la Iglesia, 265.000 niños hacen su primera Comunión, hay 300.000 entierros, 7 millones de personas van a misa cada semana. Todos esos actos reclaman una trabajo estrictamente religioso y parece lógico que los ciudadanos sostengan unos servicios que fomentan las virtudes cívicas y elevan el rango ético social.

Es indudable la generosidad y eficiencia de la Iglesia hacia los más necesitados. Mas de 2,5 millones de personas son atendidas cada año en sus centros asistenciales y por algo los pobres están a la puerta de las iglesias y no de otros entes más adinerados. Es una lástima que ahora no se informe del dinero que la Iglesia revierte sobre la sociedad y ahorra al sector público (alguien afirmó en su día, y nadie rebatió, la cifra de 36.000 millones de euros).

De este pacto se beneficiarán por ósmosis muchas ONG’s y las confesiones con Acuerdo de Cooperación (Islam, Judaísmo y Protestantismo). El gobierno pierde un medio de presión, la Iglesia gana en libertad y los católicos deben crecer en responsabilidad, lo cual es siempre es muy bueno.

Quedan hilos pendientes en el acuerdo: Es necesario que se pueda contrastar la autenticidad de los datos que ofrezca Hacienda, que debe ser imparcial. Recordemos como en junio pasado el Ministerio envío por “error”, a millones de declarantes, el borrador de su declaración fiscal con la casilla ya marcada, siempre en perjuicio de la Iglesia.

A unas semanas de las elecciones catalanas y a meses de las autonómicas, muchos piensan que el acuerdo es un intento electoral del ejecutivo por cicatrizar “la herida” causada a los católicos con algunas leyes promulgadas por el gobierno. Otros se sienten decepcionados y “amenazan” en la votación de la ley en el Parlamento. En cualquier caso, es patente el mucho bien que hace la Iglesia, sin hacer daño a nadie.

Sin embargo, ¿por qué esa maraña de informaciones distorsionadas, medias verdades, que siempre predisponen contra la Iglesia? Es bueno para todos evitar la hostilidad y pasar a una relación cordial entre ambas instituciones.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris