Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Luchar por el saber

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 11 de octubre de 2006, 03:01 h (CET)
Una carencia cultural que experimenta la gente de la Aldea global, es cuando resulta adoctrinada por quienes escriben, o llenan pantallas fugazmente, sirviéndose de comentarios, más o menos ingeniosos, acerca de lo que impone la actualidad. Por el hecho de “estar al día”, se repiten o se quitan ideas entre ellos. Y, el ajetreado ciudadano que quiere ser un “hombre de hoy”, bastante tiene con su faena. Sólo tiene tiempo para ojear un periódico impreso, oír la radio en el coche o antes de dormir, y saltar de una pantalla a otra por los medios digitales cada día más pujantes.

¿Dónde enriquecerse paladeando (valga el símil), música dodecafónica? ¿Con qué pueblo balcánico han podido estar emparentados los vascos? ¿En donde se encontrará explicado el Tratado de Utrecht, sin el que la presencia sibilina – misteriosa, oscura, y con apariencia de importante-, de los ingleses en España resulta inconcebible? Pasaron los tiempos en que la erudición era un obligado privilegio de pocos. Ahora, todo es sacudido por la información, y la comunicación se ha perfeccionado de tal modo que está al alcance de todo el mundo. Hecha la natural excepción de quienes carecen de hilo eléctrico o telefónico. Si se consiguiera que la erudición fuera sinónima de comunicación, en ese momento se habrá dado “un pequeño paso para el hombre, y un salto gigantesco para la Humanidad” (Neil Amstrong al pisar la luna por vez primera en 1969)
Pero, hete aquí, que, la información se multiplica según los motivos que interesan a algunos para que resulten ventiladas determinadas cuestiones. Otras veces, no, y la “noticia” tiene tal envergadura, que nadie la puede detener. Y, también hay momentos en que “se echa tierra encima”, y no hay forma de explicarse quien dijo algo, o tuvo tal metedura de pata. No es lo mismo merodear entre las salas de la Biblioteca del Congreso de EEUU, para saciar el hambre y sed de cultura, que adquirir un periódico, conectar el televisor, o sintonizar una emisora de radio.

De este modo, el hombre resulta manejado. La única manipulación tolerable sería la que él mismo cometa por su propia simpleza. Por ejemplo, elegir los tomos de la vida del caballero Casanova, en lugar de las obras de Lope de Vega. Pero, eso es disculpable; bien se sabe, desde antiguo, que “el número de necios es infinito”. Con esfuerzo, y durante toda su existencia, el hombre puede conseguir ser cada día menos necio. En cambio, si se deja embaucar por el más rabioso y último informativo, si atiende a debates de gente satisfecha de ocupar ese lugar con su “docta” presencia, no encontrará quien le ilustre con la modestia y eficacia que ofrecen los lomos de un libro sobre la estantería.

Echando en falta esa alimentación, la insaciable curiosidad se vuelca sobre aquello que se pone ante su vista u oídos. Tal vez, se haga equivalente a cuando el sencillo ciudadano toma café (con unas gotas de anís Machaquito, que tanto gusta a Epifanio cuando pasa unos días en el pueblo asiento de esta columna), y oye la discusión política en la tertulia, o los informados comentarios del peluquero en la barra con el guardia municipal. ¡Qué remordimientos los de aquellos que en lugar de ilustrar, comunican, y embrutecen a la vez! Es una manera de escándalo, algo muy sentenciado, por infernal.

Noticias relacionadas

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris