Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

Los usos de los abusos

Pelayo López
Pelayo López
martes, 10 de octubre de 2006, 02:02 h (CET)
Sí, ya sé que ha sido sólo una broma. Pero no me digan que no tiene su punto de atracción pueril. No es que nosotros seamos, ni mucho menos, defensores de la delincuencia, pero claro, el arquetipo de español coexiste, entre otras muchas circunstancias, con la del pícaro más irreverente, un comportamiento que, sobre todo en la red de redes, esa plataforma que de cuando en cuando nos ofrece la libertad de expresión de la que carecen otros medios, cada vez está más cercano a la publicidad encubierta. Y dado que se trataba únicamente de un montaje, al menos ya sabemos de segunda mano lo que se experimenta robándole la “cartera”, mejor dicho el sillón, al Presidente del Gobierno. Oigan, ya puestos, y si hay una próxima vez, ¿qué tal una corona?. He de suponer que, con esa triquiñuela elaborada previa “conspiración” ¿desinteresada?, cada uno de nosotros hemos experimentado lo mismo que tienen que estar siendo unos nuevos ricos, los chinos, o, al menos, los que hayan comprado una de las numerosas y onerosas mansiones levantadas a imitación de las francesas del S. XVII en las afueras de Pekín. Una y otra realidad se miran al espejo de la virtualidad: la primera porque nos permite ser delincuentes sin saltarnos las leyes, y la segunda porque algunos podrán regresar al pasado más ficticio posible, al levantado con cartón-piedra.

Y hablando de límites y de ficciones… Alguien parece haberse excedido en los límites de su ejercicio profesional. Ya se sabe que la carne siempre llama a las puertas, no sé si dos veces o más, pero lo malo es cuando se abre y resulta que es casa ajena. No malinterpreten lo que voy a decir, pero creo que hay profesiones de riesgo que sólo deberían llevarlas a cabo hombres o mujeres según los casos. La exploración femenina por parte masculina puede ser todo lo profesional que se quiera, pero el hombre es hombre… En lo que se refiere a las ficciones, todo lo contrario. Parece ciencia-ficción, pero no lo es. En las mismas fechas en que se debate en el Congreso la Ley de Paridad en los Consejos de las Empresas, resulta que acabamos de conocer que ya existe la primera sentencia firme de indemnización por despido injustificado a una mujer embarazada. Ya lo oyen. Parece mentira, hasta estas alturas hemos llegado para que tengamos esa decisión paritaria. Pero siempre hay alguien que paga el pato. Y desde ahora seremos todos en lo que se refiere al reciclaje de los neumáticos de nuestros vehículos. Ya tenemos una nueva tasa para proteger el medio ambiente. ¡Todo sea por una buena causa!. Así que ya saben, tengan siempre a mano una regla o un rasero, porque siempre está ahí la delgada línea que separa los usos de los abusos.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris