Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Autonomías   Nación   Estado   -   Sección:   Opinión

Tal vez sin intención, pero molesta

José Enrique Centén
domingo, 2 de marzo de 2014, 11:07 h (CET)
Muchos portavoces de los distintos gobiernos autonómicos de España y bastantes medios de comunicación, cuando quieren hacer comparaciones entre las autonomías y el gobierno, es reiterativo dirigirse a los ciudadanos de su comunidad en sus discursos por las discrepancias con el Gobierno Central, realizarlo en términos parecidos a: Madrid nos perjudica, Madrid nos roba, Madrid nos insulta… La forma correcta de dirigirse al causante de sus supuestos males es dirigirse como Gobierno Central, de la Nación o del Estado, con sede en Madrid.

El término del uso de la capitalidad, solo se realiza entre naciones diferentes, los medios se dirigen a los gobiernos de otra nación por la sede donde se encuentran bien sea Bruselas, Londres, Berlín, Roma, Washington…Sin embargo esos mismos medios en España y los representantes políticos de una Comunidad, al dirigirse a cualquiera otra, sea para informar o tratar asuntos entre ellas o una postura común contra el Gobierno de la Nación, se dirigen o nombran como Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla la Mancha, Castilla y León, Ceuta, Cataluña, Euskadi, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid, Melilla, Murcia, Navarra, Valencia. No como Sevilla, Zaragoza, Oviedo, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria o Santa Cruz de Tenerife, Santander, Toledo, Valladolid, Barcelona, Vitoria, Mérida, Santiago de Compostela, Logroño, Pamplona o Vallecas, sedes de sus gobiernos respectivos.

Debemos recordar que desde 1800 hasta hoy ha habido 117 jefes de Gobierno con 7 Jefes de Estado, y entre todos ellos solo 17 madrileños, prueba palpable que los madrileños no gobiernan la Nación. Pero el uso continuo del Madrid nos…, muchos ya lo utilizan de forma peyorativa, discriminándonos, de hecho es habitual oír cuando te alejas un poco, ¡va! es de Madrid. Dice poco en su favor, como dijo José Luis Sampedro en 1990, en su discurso de ingreso en la Real Academia Española “horrenda frontera, en el tiempo y el espacio, en las ideas y en la conducta”.

Pedimos, mejor dicho exigimos, a los medios de comunicación y representantes políticos, al igual que cuidan el vocabulario sexista, no se dirijan al Gobierno de la Nación como Gobierno de Madrid, porque el Gobierno de Madrid es el de la Comunidad Autónoma del mismo nombre con sede en Vallecas, distinto del Central, y su población también sufre las medidas adoptadas por este, más la del propio, y si a eso se le añade los trastornos, ya cotidianos, a causa de la política gubernamental, como son las manifestaciones que confluyen en Madrid desde distintos puntos de España, legítima protesta contra el Gobierno de la Nación, como fueron la Marcha Negra, Agricultores, de Astilleros…, siempre contando con el apoyo de la población madrileña, como se puede apreciar por los medios de difusión que se hicieron eco de ello en múltiples ocasiones. Nosotros los madrileños o los que vivimos en Madrid no somos ajenos a los problemas del resto de los ciudadanos de España.

Los madrileños o residentes en Madrid, también queremos un respeto como ciudadanos, tanto de los políticos, como de los medios de otras Comunidades, del mismo modo que exigen para los ciudadanos de las mismas, por el Gobierno de la Nación.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Control de armas en EE.UU.

Los estudiantes sobrevivientes de la masacre de Florida muestran el camino a seguir

Cuidadín, cuidadín

Cada vez cuesta más trabajo hablar o actuar sin correr el peligro de ser perseguido sañudamente por los vigilantes de lo políticamente correcto

A la calle sin motivo

El colectivo de profesores interinos de Asturias está formado por miles de trabajadores

¿Fútbol?

Esta semana, Bilbao se convertía en el nuevo escenario de batalla campal que enarbolan los equipos de fútbol. Su víctima —directa o indirecta—, Inocencio Alonso, ertzaina

La dudosa salud de nuestra democracia

¿Cuándo tendremos políticos que piensen en el bien común?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris