Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La serpiente que tentó a Eva hoy tendría móvil

José Luis Palomera
Redacción
martes, 10 de octubre de 2006, 02:02 h (CET)
- Sí, ¿dígame?
- Eva...
- Al aparato, y tú quién eres.
- Soy la serpiente, te llamaba para decirte si puedes venir esta tarde al árbol que da manzanas.
- Pues no sé...
- Sí mujer, ven, he de contarte un secreto, procura venir sola bien sabes que Adán no me mola.
- Vale, de acuerdo, esta tarde a las cinco.
- Ok, chao.
- Chao...

No tengo duda; las nuevas tecnologías acabarán extinguiéndonos.

Nadie parece verlo y sin embargo la extinción de la humanidad se recrea en tecnologías. Tecnologías que avanzan a velocidad de la luz mientras las mentes humanas necesitan siglos para reflexionar sobre su propia existencia.

La gravedad de este asunto se multiplica por diez cuando estas tecnologías caen en manos de colectivos fanáticos, es decir, seres con mentalidades del principio del milenio.

El fanatismo es uno de los más graves peligros que afronta la humanidad. El fanatismo propiamente dicho es una manera de pensar remota, trasmitida sin variación sustancial siglos tras siglos de padres a hijos. Actualmente a cada paso que da el pensamiento humano, única vida y razón de vida, la tecnología avanza diez.

Mentalidades de siglos atrás, donde la muerte era el pan de cada día y las barbaridades superaban con creces la más fanática de las aberraciones humanas, despellejaban a sus víctimas sin compasión alguna a favor de causas podridas de fanatismos.

Bien, hoy estas mentalidades aún perduran en ciertos sectores de la humanidad, sin embargo, las armas antes usadas, son irrisorias comparadas con las armas de destrucción que hoy se almacenan en la Tierra. Estas armas en manos de estas mentes bien podrían desencadenar la extinción humana si no la está desencadenando ya.

Pasando a otra cuestión me centraré en las mentes mas adecuadas a las tecnologías actuales las cuales no dejan de ser tan peligrosas como las anteriores.

Hoy no hay chiquillo en el mundo “rico” que no tenga su móvil cual de un apéndice más de su cuerpo se tratara. Esto en sí conlleva un peligro de futuro tremendo, ya que se está criando robot de carne, en vez de humanos con sentimientos: Todos nos llevamos a la cabeza las manos cuando vemos que la juventud, futuro terreno, apenas sobrevive para el botellón, el móvil y la “marcha”... No hay otra esperanza para estos jóvenes, y no la hay porque no hay sentimiento para tenerla. La esperanza de formar una familia, la esperanza de dirigir el mundo hacia la eterna paz, la esperanza de sentirse vivo, para procurar a otros vivos y no engendrarlos para luego echarlos a las cloacas. Todo esto trae las nuevas tecnologías cuando supera del ser humano el pensamiento de su todo ser.

Hoy vemos como millones de jóvenes, que en un futuro han de regir el país, solicitan un lugar donde beber y emborrachar sus deficiencias mentales ante un mundo raudo y agresivo tecnológicamente letal.

Es imperioso hacer algo. Si no el propio exterminio será un hecho pronto.

La tecnología actual claramente supera el pensamiento humano, lógicamente los inventores de ésta no pensaron en utilizarla en contra de la humanidad, sin embargo, la enorme gravedad del asunto es que la tecnología está al alcance de toda mente, la gran mayoría sin el sentido común más elemental para racionar. La bomba atómica, por poner un ejemplo. No está en manos de su inventor, está en manos, en muchos casos de fanáticos inventores de dioses.

Pero es que... para mayor dislate la avanzada tecnología terrena no llega a cubrir necesidades tan básicas como comer, a más de la mitad del globo terráqueo. Ya que, mientras a los jóvenes de una parte del mundo el exceso y mal uso de la tecnología les robotiza el cerebro, otros apenas saben masticar un pedazo de pan duro, ya que sus dientes desaparecieron entre el raquitismo de su existencia.

Terrible, terrible lo que la Humanidad padece actualmente, sin que al parecer nadie alcance a verlo, incluso ni el propio señor con barba blanca, que desde el cielo descubrió a Eva mordiendo la manzana con que la obsequió la serpiente.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris