Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Mediocridad de la LOE

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
martes, 10 de octubre de 2006, 02:02 h (CET)
El profesorado no entiende el plan de confrontación entre el Gobierno y la oposición. Concebir la educación como un terreno de disputa entre partidos es un claro síntoma de irresponsabilidad. A pesar del aspecto positivo de la financiación en la LOE, el profesorado considera que es una ley que llega a destiempo. Estamos ante una oportunidad perdida, ya que se aleja de la realidad de los centros, no resuelve problemas existentes y carece de consenso. Nace en soledad, sin rumbo y, lo que es peor, proclive a ser modificada cuando una nueva organización política acceda al gobierno de la nación si no se plasma un consenso, traducido en un Pacto por la educación.

No se puede tratar de manera frívola a la educación. Es cierto que la LOCE era un plagio en gran medida, pero también es verdad que tenía cuestiones positivas como la desaparición de la promoción automática y el fomento de la cultura del esfuerzo. Sin duda, el regreso al espíritu de la LOGSE, como parece pretender el partido socialista, es volver a fomentar el falso igualitarismo y la innecesaria rebaja de contenidos.

Las cifras de fracaso de algunas comunidades autónomas avalan la necesidad de adoptar medidas de reordenación del sistema y de calidad de la educación. Las comunidades que cuentan con mayor índice de fracaso escolar entre sus alumnos son las que más cortapisas han puesto tradicionalmente al establecimiento de medidas que favorezcan la calidad. Hace cuatro años, España era el segundo país en fracaso escolar de la Unión Europea, según el estudio realizado por la oficina Estadística de la UE. Ante este dato, nos llama la atención que la LOE pretenda conjugar equidad con calidad y nos sorprende más aún la posibilidad de casar la igualdad de oportunidades con la excelencia.

Lo que sí comparte el profesorado es que la LOE es, en términos generales, decepcionante, mediocre y carente de medidas innovadoras; pero lo más triste es que nace sin un pacto social, además de no potenciar el esfuerzo.

Viendo como suelen tratar la educación los políticos alejados del aula y de la realidad, el profesorado se conforma con poder contar con los recursos que precisa para su quehacer diario, que no es poco, y la ministra de educación ha dado su palabra respecto a que la LOE tendrá los recursos que necesite. Suena a demagogia rancia, sobre todo sabiendo que se opusieron con todas sus fuerzas y argumentos a una ley de financiación para la LOGSE, pero si ello sirvió de aprendizaje, bienvenido sea.

Finalmente, incidir en que la LOGSE debe a la sociedad española un alto capital, con sus correspondientes intereses, por haber fomentado la mediocridad, haber generado una ilusión virtual y haberse centrado en la teoría del innecesario “dejar hacer”. Estaremos ante un gran fracaso si la nueva ley continúa fomentando la promoción automática, elimina la pedagogía del esfuerzo, no concreta mejoras para los profesionales de la educación, aumenta las desigualdades territoriales y no aporta soluciones eficaces al sistema educativo.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris