Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

No es paz, que es rendición

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 10 de octubre de 2006, 02:02 h (CET)
Cada vez resulta más evidente que cuando Rodríguez Zapatero pronunció la frase “la paz antes que la política” estaba, sencillamente, mintiendo a los españoles. No era más que otra frase de la propaganda socialista. Cada día está más claro que el Partido Socialista mira hacia otra parte cuando se queman cajeros o autobuses, se arrasan literalmente salones de pleno en Ayuntamientos como sucedió recientemente en Pasajes o se tiran cócteles Molotov contra los Juzgados de Navarra. Cada vez es más evidente el desprecio del partido del gobierno hacia las víctimas –la penúltima ha sido la del socialista alcalde de Sevilla que no acudió a apoyar a las víctimas y se niega a dimitir, a petición de la familia, de la Fundación Jiménez Becerril-. Y cada vez está más claro que no nos encontramos ante un proceso de diálogo con ETA, sino ante algo infinitamente peor: un proceso de rendición sin condiciones. De rendición del Estado de Derecho, claro.

¿Qué ETA afirma en su último “Zutabe” que volverá a asesinar cuando le de la gana y le venga bien? Inmediatamente sale Rodríguez Zapatero a intentar tranquilizar a los asesinos. La internacionalización del conflicto, vieja aspiración de la ETA, será un hecho. El PSOE ha conseguido que el Parlamento Europeo debata, en la fecha propuesta por Batasuna/ETA, acerca del proceso de rendición. Así, Josu Ternera podrá decirle a Txeroki y los más radicales del mundo abertzale que lo están consiguiendo. Están doblegando al Estado español. Por fin podrán negociar con un gobierno acerca de la autodeterminación de Navarra y el País Vasco. Por fin podrán negociar “armas por presos”. Por fin quedará claro que ellos tenían razón. Que cuando mataban a esos “txakurras españoles” era por un motivo justo. Que aquí en Euskal Herria había una guerra y ahora va a haber un proceso de paz. Y ZP, de palmero.

¿Qué sale algún batasuno hablando de “bloqueo” del proceso? Tranquilidad. Que el Gobierno se trae de paseo a Tony Blair, el de las Azores, pone en marcha las terminales mediáticas y nos vende que esto de la ETA es como lo del IRA. Y se calla que el IRA ha renunciado a la autodeterminación. Y se calla que el gobierno británico ha suspendido ya en varias ocasiones la autonomía irlandesa. Y se oculta que van doce declaraciones definitivas de paz en Gran Bretaña. Arnaldo, alias “el Gordo”, ya puede ir por ahí presumiendo de ser el Gerry Adams español. Ternera, cuéntale a Txeroki que esto marcha: se rinden.

¿Qué el último estudio de Metroscopia deja claro que los españoles empiezan a darse cuenta que todo esto es un enorme camelo y una amoralidad? ¿Qué los españoles no tragan con ponerse de rodillas ante el socialista Txapote? Pues sale ZP en un mitin y nos cuenta lo cercano que está al PP. Lo mucho que él respeta la política antiterrorista de los gobiernos de Aznar -y por eso se la ha cargado en cuando ha llegado a la poltrona, claro-. Eso sí, no nos explica cómo fue posible que el Gobierno de Extremadura invitase a un acto a los batasunos pero no a los populares. Ni por qué ha decidido romper con el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. Tampoco si es cierto que mientras firmaba ese pacto, ahora finiquitado por él, andaba en negociaciones con los violentos. Ni por qué los malos ya no son los de la ETA y los batasunos, sino los de la derecha. Por qué ya no hay que aislar socialmente a los proetarras, sino a María San Gil y a los suyos. Ternera, cuéntale a Txeroki que esto marcha: se rinden.

Según parece el gobierno se va a conformar con que Batasuna/ETA acepte el juego político y, pasando ampliamente de la Ley de Partidos, no le va a exigir que condene la violencia terrorista. Ternera, cuéntale a Txeroki que esto va mejor que nunca: se rinden.

¿Dónde quedó aquella declaración presidencial de “antes la paz y luego la política? Saltándose la ignominiosa declaración que el propio PSOE y sus socios nacionalistas y comunistas – o sea, los demócratas- aprobaron en el Congreso de los Diputados, que exigía que al menos pareciera que los asesinos iban a entregar las armas y renunciar a la violencia, el Gobierno anda reunido con los etarras en Oslo. Ternera, cuéntale a Txeroki que esto va mejor que nunca: se rinden. ¡Qué tristeza!

Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris