Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Dejadez y apatía en Castilla y León

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
lunes, 9 de octubre de 2006, 03:10 h (CET)
La hemeroteca no miente. Siempre son los mismos argumentos cuando se trata de discutir los presupuestos regionales. Desde la oposición apenas existen propuestas en una autonomía que lentamente pierde habitantes, perspectivas, empleos y ayudas europeas. Ayer mismo, sin ir más lejos, se anunció el cierre de una azucarera más. Hace muy poco tiempo se cerró otra en la comunidad. Pero lo más grave es que en el partido de Juan Vicente Herrera siguen pensando que no hay vida fuera del despacho y del coche oficial.

En León y en Castilla existe la sensación de que Gobierno regional y oposición no aprovechan el tiempo, ni rentabilizan los recursos. El enfrentamiento entre miembros del ejecutivo y la división existente en su interior pueden hacer que el cumplimiento del programa se quede en simples promesas. Por eso no cuadra con las reuniones que el presidente ha mantenido con sus altos cargos “para advertirles que no habrá excusa en el cumplimiento de objetivos…”

Y si actualmente hay una clara falta de iniciativas desde la oposición, la elección del nuevo candidato a la Junta, por parte del PSOE-CyL, hace pensar que Rodríguez Zapatero ha renunciado de antemano a Castilla y León. Para que nadie se llame a engaño, el actual Gobierno de Castilla y León carece de estímulo permanente ante “los palos de ciego” de la oposición. Desde algunos medios de comunicación se habla de “paraíso de la tranquilidad y del bienestar personal”. Los ‘peperos’ de León y Castilla dan por ganadas las elecciones autonómicas y entienden que no es preciso molestarse en exceso. La diferencia que muestran las encuestas es abrumadora a favor de ‘Juanvi’ Herrera. Tan solo el actual delegado del Gobierno en la comunidad podía haber hecho frente con garantías al actual presidente, pero a Zapatero no le importa dar por perdidas León y Castilla, aunque sea solo por cumplir compromisos de amistad con su candidato. Como buen burgalés, una vez más, Herrera remedará el papel de ‘Campeador’.

Hace unos meses, y refiriéndose al Gobierno de Herrera, me decía un buen amigo, periodista y socialista inusual, que nunca tan pocos habían hecho tanto daño a una comunidad tan necesitada de ideas, reformas, propuestas rigurosas y serios planteamientos. Por eso, después de comprobar reiteradamente que en la Administración autonómica sigue habiendo excesivo atrincheramiento en los altos cargos, es una satisfacción comprobar que sí hay una institución que sabe estar al día y a disposición de la ciudadanía. Esa institución no es otra que la del Procurador del Común. La comprobación es sencilla cuando se recurre a su dirección electrónica. Nunca falta la respuesta o el asesoramiento.

Comprobando cómo suelen funcionar algunas de las instancias autonómicas, es buen lugar para recordar a Paul Mason, quien decía que “algunos políticos son como los libros de una biblioteca: los que están en los lugares más altos son los que menos sirven”. Juan Vicente Herrera ha querido recordar a sus altos cargos algo que cortésmente solía decir Emile Cruzalta: “la cortesía es como el aire de los neumáticos: no cuesta nada y hace más confortable el viaje”. Pero la eficacia, la eficiencia y la prosperidad de la comunidad están en entredicho, además de sentirse engañado el ciudadano medio.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris