Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Gatillazos y tabaco

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 9 de octubre de 2006, 03:10 h (CET)
Cuando alguien dice he tenido un gatillazo, si es que lo confiesa, lo hace en voz baja y con vergüenza mientras los amigos dibujan una pequeña sonrisa. Todos saben que está hablando. Pero hay gatillazos y gatillazos si nos atenemos a las definiciones del Diccionario de la Real Academia, que, por cierto, no recoge la definición del gatillazo vergonzante. En su primera acepción el Diccionario nos dice que gatillazo es “golpe que da el gatillo en las escopetas y otras armas de fuego, especialmente cuando no sale el tiro”, y ya se sabe que cuando ciertos tiros fallan y la pólvora se va en salvas sabe más amargo el cigarrillo de “después”. La segunda acepción es la de “Dar gatillazo” que según los académicos es “Malograrse la esperanza o concepto que se tenía de una persona o cosa”. Esta semana en la política valenciana hemos visto a varios que han dado gatillazo.

El primero fue el alcalde de Catral, población alicantina, que ha visto cómo el Gobierno valenciano le desposeía de las competencias urbanísticas debido a que en su territorio se ha venido construyendo sin ton ni son. Esto que era vox populi en todos los ámbitos lo ha aprovechado el Consell para intentar desviar la atención de la moción de censura contra Francisco Camps que se debatía al día siguiente en les Corts valencianas. Ahora es de esperar que González Pons, Conseller al que competen estas materias, no de gatillazo y haga lo mismo con los Ayuntamientos de su cuerda donde también es sabido de todos el desbarajuste urbanístico existente, incluso en mayor grado que en el pueblo de Catral.

Después dio el gatillazo Canal 9, nuestra televisión autonómica, que, en principio, no iba a emitir en directo los debates de la moción de censura, pero al ver que sí lo iba a hacer Televisión Española hizo que los técnicos de ésta desmontarán todos los cables ya colocados y decidieron cederles la señal y emitir por Punt 2, nuestro segundo canal, los debates. La paradoja es que el público valenciano prefirió ver los mismos por el segundo canal de Televisión Española. Ya van quedando pocos que crean en la objetividad de la Televisión Valenciana.

Camps no dio el gatillazo pero al estilo de algunos grandes toreros dio la “espantá” ante la moción del PSOE. Llegó tarde a la sesión, no participó y tan sólo se dedicó a hacer declaraciones por los pasillos ninguneando no sólo al socialista Pla sino también a los votantes valencianos que teníamos el derecho a escuchar sus contestaciones. Las daría al día siguiente en el debate de la Comunitat aprovechando no tener limitación de tiempo aunque más que un debate sobre el estado de este país dio la impresión de estar en el estrado del Parlament haciendo un mitin partidista.

La socialdemocracia representada por Joan I. Pla también dio el gatillazo. Se negaron a una propuesta de Esquerra Unida para que se declare una moratoria sobre los terrenos no urbanizables para así evitar la destrucción del territorio y parar un poco la fiebre del ladrillo que nos ha invadido. Se unieron en esta ocasión a los de la bancada de la derecha para votar juntos negando esta posibilidad. A veces se hacen extraños compañeros de cama.

Pero esta mañana al bajar a comprar tabaco he visto de cerca el peligro del gatillazo. Ustedes saben que desde antes de la prohibición los paquetes de cigarrillos van decorados con lemas como “ Fumar puede matar” y otros del mismo contenido. Yo dejé de fumar un tiempo, luego vi que la gente seguía muriendo y que son muchas las cosas que matan, incluidas las hipotecas, así que volví al viejo vicio pero esta vez fumando en pipa, se fuma menos, y mientras se carga tranquilamente la cazoleta se puede ir pensando el adjetivo que conviene al sustantivo. Pero hoy he encontrado en una bolsa de tabaco aromatizado al bourbon el aviso de que fumar puede producir impotencia así que el día menos pensado en el estanco con la cajetilla de tabaco nos darán una píldora de Viagra para prevenir males mayores y para que el cigarrillo de “después” nos siga sabiendo dulce. Yo, por si acaso, voy a pasarme a los habanos, en las vitolas todavía no han inscrito que el tabaco mata y te hace malgastar la pólvora en salvas.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris