Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Internacional   África  

Nuestras fronteras con África

Con grandes riquezas en el subsuelo y en el suelo, los subsaharianos huyen de una miseria cada vez más depredadora
Carlos Ortiz de Zárate
martes, 25 de febrero de 2014, 07:29 h (CET)
Concertinas, “expulsiones en caliente” o actuaciones lamentables como la que se ha producido recientemente en Ceuta son ineficaces y violan la Proclamación de los Derechos humanos; nos envilecen.

Ya en 2001, FAO y el Banco Mundial revelaron los graves retrocesos que se producían al sur del Sahara, en el informe: “Farmers’ Livelihoods in a Changing World»:” A pesar de la abundancia de los recursos naturales, el PIB regional per cápita fue menor al final de los 1990 que en 1970” La conclusión es la explicación a las avalanchas que recibimos: “En los últimos 30 años el número de personas desnutridas en la región experimentó un incremento substancial y alcanzó un estimado de 180m de personas en el período de 1995-1997”. No hicimos nada para remediarlo y continuamos sin hacerlo ¿Qué está pasando?.

La producción agrícola es importante; el Banco mundial la evalúa en 230 millones de euros. La mitad (7) de los 15 Estados en los que más está creciendo la producción agrícola son africanos. En abril de 2012 la revista "Environmental Research Letters", publicó un artículo que revelaba la presencia de una gran reserva de agua subterránea, en gran parte en el desierto del Sahara: medio millón de kilómetros cúbicos. El acceso es fácil, 25 metros de profundidad. De hecho, cada vez se menciona más al continente como el “granero del mundo”, medalla que añade a la riqueza del subsuelo: el continente alberga casi la totalidad de las reservas mundiales de cobalto, de platino y de cromo, el 78% de manganeso, el 50% del oro, el 33% del uranio y mucho petróleo.

¿Por qué están así?
La descolonización creó Estados artificiales controlados por grupos que compartían los intereses de las metrópolis. Así, en los 1960s África exportaba 1,3millones de toneladas de alimentos. Hoy tiene que importar el 25% de los alimentos que consume y una gran parte de la población no los puede comprar. El grueso de la producción agrícola se dedica a la exportación, en grandes propiedades que adquieren Estados, Fondos de inversión etc. Hay muy poca transparencia sobre el tema. Podemos encontrar algunos datos significativos en el artículo de “Público”: La venta de tierras y la especulación disparan el hambre en África”, precisamente durante la hambruna en Etiopía y en Somalia, 03/012012, que recoge estas palabras del relator de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, Olivier de Shutter: "estudios de Oxfam y Land Matrick Partnership indican que desde 2000 fueron negociados unos 2.100 acuerdos que afectaban a 227 millones de hectáreas de tierra, el equivalente a la totalidad de Europa del Este".

Hay otras causas exógenas que afectan gravemente a la producción agrícola de subsistencia: las explotaciones del subsuelo, como ejemplo, las minas de uranio de Arlit, explotadas por la francesa Areva a cielo abierto. El ex secretario general de la ONU y Nobel de la Paz, Kofi Annan denunció en el Foro Económico Mundial sobre África de Ciudad del Cabo (2013) que África pierde el doble del dinero que recibe, en evasiones ilegales de capital. El Informe sobre Progreso de África precisa algunos datos, como es el caso de la concesión de cinco explotaciones mineras a un precio muy inferior al real, en la República del Congo, entre 2010 y 2012. Las cantidades evadidas doblarían, según el informe, la suma de los presupuestos de salud y de educación. Action Aid denunció en 2013 las acciones de la multinacional Deloitte para facilitar estas desviaciones a través del paraíso fiscal de la isla Mauricio.

Finalmente haré mención al papel que juegan en la tragedia africana el FMI y el Banco Mundial. Con una deuda externa impagable desde la década de 1980, el continente está sometido a los dictados de estos organismos: reducción si no liquidación de subsidios a la agricultura, del gasto social, de los salarios. Es la miseria y ausencia de derechos sociales. Estos organismos no ven más allá; obviamente dejan actuar a los fondos buitre.
Comentarios
MBT Karibu Shoes 06/sep/14    14:53 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La línea recta para ir a trabajar

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

​La Verdad en la Caridad

Valentín Abelenda Carrillo, Girona

Resistencias durante el naufragio

Gerardo Hernández, Getxo

​Todo muy demagógico

Pedro García, Girona

​La demografía en el Este Europeo

Juan García, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris